Castellano
VidaCaixa Blog

A cada cuerpo su entrenamiento: ejercicios para él

A cada cuerpo su entrenamiento: ejercicios para él

Ejercicio y alimentación. Alimentación y ejercicio. No importa el orden de los factores, pero si la calidad y las correctas dosis para el resultado del producto: una buena salud. Ambos elementos son primordiales para cuidarnos, tanto en el presente como en el futuro.

Para empezar, hay que adaptar la alimentación a nuestra edad, es decir, adecuar lo que comemos con los cambios corporales causados por el envejecimiento. ¿Y sobre el ejercicio? Más de lo mismo: ajustarlo según nuestro cuerpo. Cada fisonomía es un mundo y no existen dos organismos iguales. No obstante, entrenadores y nutricionistas clasifican los cuerpos masculinos en tres grupos para facilitar la distribución de ejercicios y posibles lesiones: ectomorfo, mesomorfo o endomorfo.

“Es muy importante identificar y entender dentro de qué grupo estamos, ya que según en cuál nos incluyamos necesitaremos diferentes métodos de entrenamiento y planes de dieta totalmente diferentes”, explica Carles Piñero, entrenador personal en FITT. En la misma línea Juan Ruiz, entrenador personal y experto en rendimiento deportivo añade: “Aunque existen estos 3 tipos de cuerpo masculinos, ningún hombre pertenece al 100% a un grupo en concreto, sino que tiene una predominancia hacia uno de ellos.

¿Con cuál de estos cuerpos te identificas?

Ectomorfo:

Eres delgado y alto. Te cuesta aumentar de peso (en masa muscular y en grasa) aunque comas mucho. Tienes los hombros no muy anchos y dificultad para ganar peso.

¿Cómo deberías entrenar? “Tus entrenamientos deberían ser cortos e intensos, centrados en los grupos musculares grandes”, recomiendan desde FITT. Juan Ruiz agrega: “Para los ectomorfos es recomendable realizar entrenamientos de no mucha duración, como por ejemplo el press de banco, con un volumen bajo de intensidad.”

Mesomorfo:

Tienes una estructura ósea grande, músculos fuertes y te resulta muy fácil ganar y perder peso. Es el mejor tipo de cuerpo para el culturismo, pues con poco tiempo de entrenamiento se consiguen grandes resultados.

¿Cómo mantenerte en forma? “Vigila el consumo de calorías o aumentarás de peso rápidamente. En general, una combinación de entrenamiento con pesas y trabajo cardiovascular tiene su resultado”, apunta Carles de FITT. “No olvides planificar tu entrenamiento adecuadamente y no te centres solo en trabajar el pecho y los brazos. El mejor consejo es que trabajes tus músculos de manera total para obtener un cuerpo armónico”, añade Juan Ruiz.

Endomorfo:

Ganas grasa muy fácilmente, te cuesta perderla pero consigues aumentar tu masa muscular sin grandes esfuerzos. Tienes los brazos delgados y las piernas anchas. Tus músculos son fuertes y potentes, especialmente los de tus piernas.

¿Qué ejercicios son más recomendables? “Dado que te resulta fácil subir de peso a causa de la grasa y no el músculo, mi recomendación es que hagas actividades aeróbicas y que las combines con trabajo de pesas”, explican desde FITT. Juan Ruiz aporta una nueva visión: “A pesar de que siempre se ha recomendado realizar ejercicio aeróbico es más recomendable una combinación de ejercicios de fuerza dónde aumentarán su masa muscular y así su metabolismo junto con una metodología HIIT (High Intensity Interval Training).”.

Para lucir hay que sufrir dice un dicho popular, por eso tal y como detalla Carles Piñero “no importa qué tipo de cuerpo tengas para obtener buenos resultados, con trabajo duro se pueden conseguir cualquiera de los objetivos planteados”.

Estos tipos de cuerpos son los habituales entre los hombres, pero las mujeres también tienen sus particularidades. En un próximo post explicaremos qué ejercicios son más idóneos para ellas.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.