Castellano
VidaCaixa Blog

A más idiomas, más inteligencia: cinco razones científicas para aprender lenguas

A más idiomas, más inteligencia: cinco razones científicas para aprender lenguas

Hablar más de un idioma es un requisito indispensable para viajar, para acceder a un nuevo puesto de trabajo o, sencillamente, para poder leer libros o ver películas en su versión original. Pero ¿sabíais que ser bilingüe retrasa el Alzheimer y facilita nuestra capacidad de concentrarnos? Somos todos muy conscientes de la necesidad de mover el cuerpo y acostumbrarnos a practicar deporte, pero ¿somos realmente conscientes de la importancia de hacer ejercicio mental? Estos cinco datos os animarán a mover el cerebro entre diccionarios, nuevos alfabetos y listas de verbos:

1. Simple y llano: a más idiomas, más materia gris

Os parecerá increíble pero durante el siglo XX los expertos consideraban que un segundo idioma era un obstáculo para el cerebro porque, creían, dificultaba el desarrollo intelectual de los niños que hablaban dos lenguas en su casa. Sin duda alguna, el paradigma ha cambiado por completo y hoy en día los estudios muestran que los políglotas tienen más materia gris en las áreas encargadas de la atención y la memoria. La razón: el control que debe ejercer la mente para no mezclar dos idiomas.

2. Se acabaron las dudas, tomarás decisiones más rápidamente

El cerebro es capaz de repetir patrones y esta habilidad es clave para nuestra inteligencia. Una persona bilingüe tiene que cambiar de idioma a menudo, valorando en cada momento cuál debe usar, y esta agilidad mental acaba aplicándose a su día a día: la toma de decisiones se simplifica.

Sorprendentemente, esto llega a tener implicaciones emocionales. La revista Psychological Studies apuntaba en 2012 que los políglotas tienen más probabilidades de tomar una decisión racional ante una situación problemática. Según la Universidad de Chicago, cuando la gente piensa en una lengua extranjera se distancia de la realidad y toma decisiones menos emocionales. “Quizás el factor más importante es que una lengua no materna tiene menos resonancia emocional”, apuntaban los autores del estudio.

3. El Alzheimer, lejos y más tarde

No existe método alguno para garantizar que no tendremos Alzheimer, pero todos los estudios certifican que hablar más de una lengua ayuda a mantenerlo a raya. Concretamente, se estima que los políglotas que padecen la enfermedad lo hacen entre cuatro o cinco años más tarde que el resto de afectados.

4. Leeréis más rápido

Así lo asegura un estudio de Psychological Science: la gente que habla dos o más lenguas procesa las palabras más rápido. Esto pasa sobre todo con los llamados “cognados”, esas palabras que comparten raíz morfológica en distintos idiomas, como aire en español y air en inglés. Mediante un control del movimiento ocular, los investigadores descubrieron que el cerebro políglota necesita menos tiempo para procesar las palabras.

5. Ralentizar el envejecimiento

Tanto da los idiomas que hables, si sabes expresarte en más de una lengua tu cerebro tardará más en envejecer. Así lo ha determinado un estudio de la Universidad de Edimburgo, que asegura que esto se debe a que hablar más de un idioma mejora nuestra flexibilidad cognitiva. En la práctica, esto quiere decir que, ante una tarea compleja, el cerebro de un bilingüe está más entrenado, funciona con más rapidez y necesita menos energía para resolver problemas.

Esta agilidad es gimnasia mental constante para nuestro cerebro, que estará más preparado para hacer más de una cosa a la vez, además de prevenir el deterioro cognitivo que aumenta con la edad.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.