Castellano
VidaCaixa Blog

Diez hábitos que te permitirán ahorrar energía en casa

Diez hábitos que te permitirán ahorrar energía en casa

Por Miquel Antoja

Todas nuestras acciones diarias pueden tener un gran impacto en el medio ambiente. En nuestro hogar consumimos diariamente muchísima energía innecesaria. Siguiendo estos sencillos consejos reducirás el gasto energético de tu casa. Con estos pequeños gestos no solo estarás siendo más sostenible, sino que también ahorrarás en tu gasto mensual.

Reemplaza las bombillas tradicionales

Las bombillas halógenas utilizan hasta diez veces más electricidad que las bombillas de bajo consumo o las bombillas LED. Aunque sean un poco más caras se amortizan, ya que tienen una vida útil de unas diez mil horas aproximadamente.

Aprovecha la luz natural

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a encender las luces de nuestra casa a todas horas, pero debemos empezar a fijarnos en si realmente es imprescindible que las usemos o no.

Tapa las sartenes y ollas al cocinar

Si tapamos las sartenes y ollas al cocinar, los ingredientes se cocinarán más rápido. De esta manera, consumiremos menos electricidad y tardaremos menos en preparar nuestros platos. Por otro lado, cocinar usando ollas a presión o rápidas puede reducir hasta un 80% nuestro consumo energético.

Aprovecha el calor residual del horno

Este es un truco que yo siempre uso en mis recetas de horno. Los últimos 5 o 10 minutos apago el horno y dejo que el producto se acabe de cocinar con el calor residual del horno. Esto también funciona para las vitrocerámicas.

Desconecta siempre los aparatos que no estés usando

Todo aparato electrónico que esté enchufado está consumiendo electricidad. Tenemos que convertir en costumbre el hecho de desenchufar aparatos como los ordenadores, los cargadores de móvil, el microondas… También debemos tener en cuenta que muchos electrodomésticos modernos cuentan con la opción de stand by, mediante la cual consumen menos de la mitad mientras no están en uso.

Uso correcto de la nevera y el congelador

Debemos configurar la temperatura de nuestra nevera entre los 5 y 7 grados, mientras que el congelador debe estar a –18 grados. Por cada grado que se baja hay hasta un 5% más de consumo.

Baja la temperatura del calentador de agua

Es muy común que los fabricantes de los calentadores de agua establezcan la temperatura media del agua en unos 60 grados centígrados. Esta temperatura es excesiva tanto para nuestro cuerpo como para las tuberías, por lo que debemos bajar la temperatura máxima a unos 40 grados. Si lo haces, notarás un ahorro en energía.

No abras el horno mientras está en uso

Cada vez que abrimos el horno mientras está en uso pierde entre 25 y 50 grados centígrados de temperatura. Esto supone que el gasto energético se multiplique, ya que el horno debe recuperar la temperatura que hemos marcado, por lo que debemos evitar abrir la puerta del horno a menos que sea imprescindible.

Usar el lavavajillas

Aunque muchos creen lo contrario, si usamos el lavavajillas estaremos consumiendo menos energía y agua que si lavamos nuestros platos a mano. Un lavavajillas consume 1 kW por ciclo, mientras que si lavamos los platos a mano gastamos hasta 4 kW, porque hay que calentar el agua. Además, usar el agua del grifo durante un minuto equivale a gastar casi 10 litros de agua.

Lavar la ropa siempre en frío

Si lavamos la ropa en frío ahorramos muchísimo, ya que casi un 90% de la energía que consume una lavadora sirve para calentar el agua.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.