Castellano
VidaCaixa Blog

Albert Esteve: “El rápido aumento de la esperanza de vida provocará una revolución acerca de cómo organizamos nuestras vidas”

Albert Esteve: “El rápido aumento de la esperanza de vida provocará una revolución acerca de cómo organizamos nuestras vidas”

Albert Esteve es el nuevo director del Centre d’Estudis Demogràfics (CED) desde principios de este 2015. Sustituye en el cargo a toda una institución en materia demográfica, la catedrática Anna Cabré, quien ha sido una de las mayores referencias de Catalunya en el ámbito de la demografía en los últimos años. En el CED trabajan 60 personas en un edificio de 1.200 metros cuadrados ubicado en la Universitat Autònoma de Barcelona. El CED, asimismo, forma parte de los Centres de Recerca de Catalunya (CERCA), organismo creado por la Generalitat que agrupa a los principales centros de excelencia en Catalunya.¿En qué ámbitos se desarrolla la investigación del CED?

Nuestra investigación se desarrolla en cinco grande ámbitos. A saber: la demografía histórica, es decir, todo aquello que tenga que ver con la evolución de las características de la población en épocas históricas (cinco siglos atrás); otra línea es la de familia y fecundidad, es decir, cómo cambian las familias, si las mujeres tienen más o menos hijos, o no tienen; otro aspecto es el tema del envejecimiento, la salud del mercado de trabajo, la edad de jubilación; un cuarto aspecto son la migraciones internacionales y el impacto que ha tenido la llegada de más de un millón de personas a Catalunya (cinco millones en el conjunto del Estado español); y un quinto ámbito que tiene que ver con la movilidad residencial, es decir, el movimiento de la población en el espacio. Estos son los cinco ejes en los que investigamos y en cada uno de ellos tenemos mucha actividad.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, ¿cómo será Catalunya dentro de 30 años?

Veamos, ahora tenemos una población de 7.400.000 habitantes, que ha crecido en 1,5 millones en los últimos 15 años. El producto de este crecimiento se debe a la llegada de inmigrantes internacionales. La esperanza de vida en Catalunya está cerca de los 82 años para el conjunto de la población. Esperamos que la esperanza de vida crezca del orden de los 3-4 meses anuales en los próximos años. Es decir, cada diez años ganaremos cuatro años de esperanza de vida, en 20 años 12 y en 30 años unos 16.

Entiendo.

Es decir, que si ahora tenemos 82 años y les sumamos 16 años de esperanza de vida estaremos alrededor de los 100 años de esperanza de vida. Esto significa que la mitad de la población que nace ahora llegará a los 100 años. Ahora sabemos que estamos programados para vivir muchos más años y también sabemos que la fecundidad está por debajo de lo que se llama nivel de substitución. Tenemos una fecundidad -el número medio de hijos que tendría una mujer a lo largo de su vida- relativamente baja. Actualmente estamos alrededor del 1,4. Esto es muy bajo.

Vaya. ¿Y eso dónde nos deja?

Bueno, quizá no perderemos población porque la gente se nos hará mayor y se morirá poco pero también es cierto que, por otro lado, no se ganará población por parte de la fecundidad porque las mujeres no tienen ahora demasiados hijos.

pyramid

¿Existe alguna manera de saber cómo evolucionará la fecundidad en los próximos 30 años?

No, no lo sabemos. Algunos prevén que subirá un poco a medida que las parejas sean más igualitarias, a medida que las mujeres soporten menos el peso de la maternidad y se compartan más las tareas domésticas. Si no llega gente de fuera, y ésta es siempre la incógnita, la población en Catalunya se irá estabilizando con una ligera tendencia a decrecer en los próximos 30 años. Tendremos una población bastante elevada de edad y se morirán más que los que nacerán. No es una mala noticia pero es el fruto de la estructura por edad actual proyectada en el futuro. Lo que lo puede cambiar todo son las migraciones internacionales. Quién sabe si en los próximos 30 años hay una nueva oleada de inmigrantes…

Entonces, ¿cuáles son los retos de una sociedad catalana más envejecida?

Sí que será más envejecida, es cierto, aunque a mi no me gusta utilizar mucho ese término. El problema aquí es la definición de viejo. Si nosotros cambiamos la definición de viejo y decimos que viejo es a partir de los 90 años, entonces la sociedad ya no será tan envejecida. Ahora decimos que los viejos lo son a partir de los 65 años. Entonces sí que es una sociedad envejecida. Una de las cosas que los demógrafos estamos reivindicando es tener un envejecimiento flexible.

Parece una cuestión de pura contabilidad…

Tú no puedes mantener la edad a partir de la cual consideras que una persona es vieja si la esperanza de vida aumenta al ritmo al que lo hace actualmente. Muchos expertos dicen que una persona es vieja cuando le quedan 15 años por delante en promedio. Es decir, una persona de 65 años con una esperanza de vida alrededor de los 82-83 años debería ser considerada vieja hoy a los 67 años. Ahora bien, cuando lleguemos a los 100 años de esperanza de vida, algo que pasará casi con toda seguridad dentro de 25 años, este nivel de cuando te quedan 15 años serán los 85 años, que será cuando se te pueda considerar viejo. Cuanto más rápido aumente la esperanza de vida, cuantos más años tengamos por delante, más rápido se desplazará esta edad en la que nos quedan 15 años por vivir.

Me da la sensación de que si el concepto de viejo varía lo cambia todo.

Claro, habrá un revolución acerca de cómo organizamos nuestras vidas, de cuáles son las etapas clásicas de la vida. Esto cuesta verlo ahora, en el presente. Siempre nos imaginamos que seremos mayores como las personas que son mayores ahora, pero nosotros seremos mayores dentro de 30 años. La mejor manera de verlo es mirar atrás.

¿Cómo?

Muy fácil. ¿Cómo era una mujer de 22 años en el año 1975? En aquella época más de la mitad de las mujeres estaban casadas, muchas a esa edad ya tenían hijos, muchas se quedaron en casa y no entraron en el mercado laboral. Una mujer de 22 años hoy no tiene nada que ver con mujeres de la misma edad hace 40 años. Todos estos límites de edad, con el aumento de la esperanza de vida, lo reconfiguran todo. La gente entra a trabajar mucho más tarde, cotiza mucho más tarde, probablemente los que tengan 65 años dentro de 40 años no serán iguales a los que tienen 65 años hoy. Poco a poco esto caerá por su propio peso y las poblaciones se irán reorganizando.

Un cambio radical, sin duda.

Claro. Una persona de 65 años no será vieja dentro de 40 años. Hoy una persona de 50 años no se considera vieja, casi se podría decir que está en la flor de la vida. Se está rompiendo la idea de asociar edad avanzada con un determinado tipo de salud. Si tienes 65 años y estás en un contexto en el que la gente se muere a los 70 años seguramente no te atreves a abrir un negocio. Ahora bien, si sabes que tienes 40 años por delante todo cambia… Anna Cabré siempre decía aquello de “preparaos para vivir 100 años”. Al aumentar la esperanza de vida Catalunya no será un país de viejos porque esos “viejos” serán muy diferentes.

¿Es usted de la opinión de que nos encaminamos a un escenario de superpoblación mundial?

Creo que no. La población mundial seguirá creciendo básicamente porque en los países grandes, China y la India principalmente, hay mucha gente joven. Por pocos hijos que tengan producirán muchos. Ahora estamos creciendo y lo seguirá haciendo en los siguientes 40-50 años pero por la inercia demográfica, es decir, porque hay hoy mucha gente joven en muchos países. Ahora bien, cuando haya pasado esta tongada y esta gente joven haya dejado pocos hijos se prevé que en 60-70 años llegaremos al tope y empezaremos a bajar. Otro punto es el impacto que tendrá la población en cuanto al consumo y el medio ambiente.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.