Castellano
VidaCaixa Blog

Andar es el mejor ejercicio pero, ¿lo hacemos bien?

Andar es el mejor ejercicio pero, ¿lo hacemos bien?

¿Cuántas veces habremos oído a nuestras madres y abuelas decirnos que andar es el mejor ejercicio? Pues sí, en este caso (también) tienen razón. Ellas saben mejor que nadie que mantenerse en forma es una de las principales aspiraciones cuando cumplimos años. Y también saben perfectamente que no siempre tenemos tiempo para ir al gimnasio o que no todos estamos preparados para correr maratones. Esto es precisamente lo que convierte andar en el mejor ejercicio: no exige una gran condición física y podemos incorporarlo en nuestro día a día. No en vano la Fundación Española del Corazón recomienda andar antes que correr para  cultivar la forma física.

Puede que ahora estéis pensando que andar nunca será tan efectivo como una buena sesión de gimnasio, pero esto no es del todo cierto. Podéis quemar la misma cantidad de calorías, aunque andando necesitaréis un poco más de tiempo. Si, por ejemplo, os habéis dado el capricho de un cruasán, necesitaréis caminar tres cuartos de hora, mientras que con 25 minutos corriendo habrá suficiente para quemarlo. Esos veinte minutos de diferencia pueden parecer muchos, pero para la mayoría es más fácil hacer los recados a pie que encontrar media hora al día para salir a correr. Si además andamos a ritmo ligero, el consumo calórico incrementa.

Más allá de adelgazar, los beneficios de andar son básicos para nuestra salud: disminución de la tensión arterial y niveles de colesterol, mejora del sistema inmunitario, prevención de la diabetes y control de los niveles de azúcar. Además nos relaja y ayuda a que nuestro humor mejore.

Sin embargo, todos los pasos serán en vano si no caminamos correctamente. Y es que beneficiarse de las ventajas de andar depende de muchos ingredientes. A continuación os presentamos los cinco más destacables:

  • Flexibilidad: Dar pasos de forma relajada para conseguir un movimiento natural y flexible de los pies y evitar las zancadas es una de las claves para andar correctamente.  Uno de los errores más comunes es dar pasos con todo el pie el suelo. Lo mejor es pisar desde el talón hacia la punta de los pies e impulsarnos con los dedos para dar otro paso. De esta forma podremos caminar de manera más segura y quemar más calorías sin desperdiciar energía.
  • Postura: Colocarnos correctamente nos permitirá respirar bien y mantener la línea corporal. En el caso que se nos haga cuesta arriba andar erguido podemos intentar hacer ejercicios abdominales para fortalecer los músculos. Otro de los errores más comunes es caminar con los hombros encorvados, normalmente porque miramos continuamente el suelo o nuestros pies, cuando lo más recomendable es mirar al horizonte con el cuello, la cabeza y el torso rejalados pero erguidos.
  • Brazos: Situar de manera correcta los brazos nos ayudará a potenciar el ejercicio. Si dejamos que los brazos cuelguen, se hincharán y funcionarán como un freno. Lo más recomendable es moverlos como si fueran un péndulo. También es un error apretar las manos o mantenerlas rígidas o estiradas. Para hacerlo correctamente debemos mantener los dedos relajados y los brazos flexionados de manera natural, permitiendo que éstos oscilen a los lados del cuerpo acompañando el movimiento.
  • Hidratación: Salir a hacer deporte hidratado es un punto clave. Beber agua antes, durante y después nos ayudará a mejorar nuestro rendimiento y a mantener el cuerpo en las condiciones necesarias para hacer ejercicio. Los expertos recomiendan beber un vaso de agua 10 minutos antes de empezar a caminar, otro cada 20 minutos y otro al terminar.
  • Descanso: Cada 45 minutos debemos tomarnos un descanso. De este modo el cuerpo podrá repararse y los músculos podrán reconstituirse. Además, para no perder el entusiasmo inicial es recomendable dejar de hacer ejercicio un día a la semana o cambiar de tipo de entrenamiento.

Exprimir al máximo cada paso que damos es más fácil de lo que parece. Si apostamos por caminar para mantenernos en forma basta con prestar atención a estos consejos y aprovechar las capacidades de nuestro cuerpo para cuidar nuestra forma física.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.