Castellano
VidaCaixa Blog

¿Por qué no se aprovecha lo suficiente la experiencia de los trabajadores seniors?

¿Por qué no se aprovecha lo suficiente la experiencia de los trabajadores seniors?

El 15,2% de la población ocupada tiene más de 55 años. Son datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), una cifra que irá en aumento.  Las razones que explican este fenómeno son tres: el incremento de la esperanza de vida, la pirámide poblacional invertida y el retraso de la edad de jubilación (en 2025 será a los 67 años).

Este cambio demográfico no sólo supone un reto para las administraciones públicas, sino también para las empresas. Y es que la preocupación de las organizaciones por hacer frente a esta realidad va en aumento: tendrán trabajadores de más edad y, en consecuencia, deberán aprender a gestionar esta nueva plantilla.

En este sentido, el jefe de área técnico-jurídica del  Instituto de Mayores y Servicios Sociales (INSS), Graciano Alía Álvarez, opina que “es necesario empezar a adoptar medidas que potencien la continuidad de la vida laboral y promover el envejecimiento activo”.

Pero gestionar el talento senior no siempre es fácil. Las grandes empresas se encuentran con un factor añadido: la motivación. Muchos de los trabajadores con más años a sus espaldas no tienen ganas de seguir trabajando con el mismo esfuerzo y estímulo del primer día y optan por la jubilación anticipada (la edad media de los españoles que se jubilaron en la primera mitad de 2015 fue de 64,1 años, antes de la edad legal).

Uno de los retos para estos próximos años será, por tanto, desarrollar iniciativas para fomentar la vida laboral plena. Expertos laborales están trabajando desde hace años en diseñar estrategias para aumentar la motivación, reducir el absentismo y mejorar la productividad entre los trabajadores de este grupo de edad. Es el caso de  la Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA), que está difundiendo ejemplos de buenas prácticas para mantener la motivación en el trabajo de profesionales con una larga trayectoria laboral.

Alía Álvarez considera que las empresas deberían ofrecer flexibilidad en las tareas, horarios y remuneración, que favorezcan las relaciones intergeneracionales y que sepan valorar el talento de los mayores. Y es que, más allá de la experiencia  propia de la edad, hay funciones como la memoria semántica, el lenguaje y el habla que mejoran cuando nos hacemos mayores.

La Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo propone las siguientes medidas:

  • Crear actitudes justas y apropiadas hacia los trabajadores senior.
  • Identificar y trabajar las fortalezas de los profesionales de este grupo de edad.
  • Crear una manera de trabajar que se preocupe por los mayores en cualquier generación.
  • Reformar las pensiones de manera que se tengan en cuenta las diferencias individuales entre los trabajadores de más edad.
  • Cambiar la organización para que mejore la colaboración entre los diferentes actores implicados.

Acercarse al momento de la jubilación no significa el fin de la etapa laboral. Desarrollar las capacidades que hemos adquirido durante toda la carrera profesional está tanto en nuestras manos como en la adaptación de las empresas ante esta nueva realidad.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.