Castellano
VidaCaixa Blog

Aprovecha tus vacaciones para…

Aprovecha tus vacaciones para…

Por Patricia Ramírez

No soy nadie para decirte qué hacer en tus vacaciones. Pero igual sí puedo ayudarte a salir de tu zona cómoda para realizar actividades o propósitos que, por falta de tiempo o costumbre, no se nos ocurren durante el año.

Las vacaciones son momentos de relax, de desconexión, de recuperarse de todo el estrés y ritmo frenético que se vive durante el año. Pero también pueden ser unos días para el cambio. Cuando en enero nos proponemos esa retahíla de objetivos y propósitos, sin darnos cuenta nos metemos más presión. Enero no es un buen mes para el cambio. Se acompaña de la cuesta de enero y de seguir con el mismo ritmo de trabajo. Nada cambia, más que pasar de un año a otro. Pero los días de vacaciones sí que pueden ser más propicios para implicarte en tus propósitos.

¿Qué se puede hacer de distinto o qué se puede emprender en vacaciones? Hay varias áreas que serían interesantes de tratar. Una tiene que ver con el cambio de hábitos saludables: empezar a practicar algún deporte y así mejorar nuestra vida sedentaria durante el resto del año. También podemos cambiar de hábitos alimenticios. Otra área puede ser la conexión con la familia: prestar más atención a la conversación, aficiones, metas comunes con los hijos y la pareja. Y por último, el tiempo que nos dedicamos a nosotros, que suele ser escaso el resto del año.

En cuanto a la conducta de comer…

Durante el año mucha gente come fuera de casa, en las cafeterías de las empresas, en restaurantes o llevándose la comida al trabajo. Estas opciones no siempre son lo más saludable, ya sea porque cocinamos cosas fáciles de comer, como puede ser la pasta, o bien porque comemos de más en los menús.

En las vacaciones de verano no se trata de comer de forma saludable durante un mes para compensar todo el resto del año. Pero sí podemos aprender a cocinar recetas nuevas, rápidas y saludables que podamos llevar al trabajo.

Si eres de los que no te llevas la comida y comes en la calle o en la empresa, igual puedes aprender a comer menos cantidades o a elegir en los restaurantes platos más saludables. Se trata de cambiar de hábitos, no de equilibrar la balanza de once de meses de comer mucho y mal.

Actividad física

¿Te falta tiempo? Muchas veces no es cuestión de tiempo. Es más bien la falta de motivación o no saber cómo incluirlo en tu rutina. El verano es el momento. Si consigues coger el hábito y engancharte a una actividad deportiva que te atrape, harás lo indecible durante el año para poder seguir practicándola.

¡Ojo! Salvo que seas de los que viven durante todo el año en zona de playa, trata de no engancharte a una actividad de agua, ya que será bastante complicado seguir haciendo surf viviendo en Madrid.

Descansa, duerme

Aprende a apagar la tele a una hora prudente, de manera que tengas suficientes horas para dormir. No compenses la falta de sueño con largas horas de siesta. Aprende simplemente a descansar cuando tienes que hacerlo. Durante el año no tienes tiempo de recuperar el sueño perdido, y la falta de sueño desgasta y te enferma. Dormir la siesta es genial, pero no como estrategia compensatoria.

Propón actividades que pueda practicar toda la familia

La dinámica familiar, el tipo de conversaciones, el clima entre todos, cambia si practicamos algo distinto a lo que se realiza todo el año. Y si puedes elegir algo nuevo para todos, mejor. Será un partir de cero para cada miembro. Así nadie parte con ventaja.

Sería fantástico que llegarais a un consenso con estas actividades y que sean propuestas y elegidas por todos. Obligar a alguien a que pruebe o realice algo que no le atrae, es ponerlo en contra desde el inicio. Hay tantas actividades y aficiones para probar, que es complicado no dar con alguna que pueda gustar a todos.

¿Qué tienes pendiente?

Un curso de fotografía, aprender teatro, perfeccionar tu inglés viajando fuera, aprender a cocinar… Son tantas las cosas que querríamos aprender a lo largo del año y al final no hacemos nada. No nos apuntamos, no encontramos el tiempo; en definitiva, no lo establecemos como una prioridad. En la época de vacaciones, puedes convertir todo esto en tu prioridad y dedicarle, además de tiempo, ilusión y atención plena.

Fomenta tu curiosidad y trata de aprender cosas nuevas. Es lo que más nos enriquece como personas.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.