Castellano
VidaCaixa Blog

Estrategias para combatir el Sunday Blues

Estrategias para combatir el Sunday Blues

¡Por fin viernes! ¿Te suena esta frase? Seguramente la habrás oído muchas veces e incluso es posible que tú mismo/a la hayas verbalizado en diversas ocasiones. Por delante te esperan 48 horas en las que podrás salir de la rutina de la semana.

Pero llega el domingo… miras el reloj y ya son las seis de la tarde. Un sentimiento de nostalgia invade tu estómago y no puedes dejar de pensar en la alarma que sonará el lunes. Este malestar muchas veces nos paraliza y nos impide poder disfrutar al cien por cien de lo que queda del día. Los expertos norteamericanos llaman a este efecto Sunday Blues.

Lee también: Sonríele al Blue Monday. No, no es el día más deprimente del año

“El Sunday Blues es lo que popularmente se conoce como la depresión del domingo, los que la padecen saben que va más allá de una tarde de aburrimiento. El síntoma más característico es una profunda tristeza que se acentúa a medida que avanza la tarde del último día de la semana”, explica la psicóloga Patricia Córdoba.

Este sentimiento no es casuístico ni tampoco aislado; se trata un fenómeno real que afecta a más personas de las que parece. Según los datos de una reciente encuesta internacional realizada por Monster.com, el 78% de los encuestados habían sufrido esta experiencia. En la misma línea, un estudio realizado por expertos alemanes y suecos concluyó que el domingo es el día más triste de la semana, mientras que el viernes se postula como el más feliz.

No obstante, según Patricia Córdoba, el Sunday Blues no afecta a todo el mundo por igual. “Este sentimiento es más probable que te invada si tienes entre treinta y sesenta años, si estás en una etapa de tu vida de sobrecarga laboral o de tareas (estudios, fuertes demandas), y si además, tu tiempo de ocio y descanso brilla por su ausencia”, detalla la psicóloga. Así pues, se trata de un fenómeno que está muy ligado a nuestra etapa laboral.

Son muchos los años en los que tenemos que estar dedicados al trabajo, ¿qué mejor que disfrutar de ellos antes de llegar a la jubilación?

Una de las principales causas del efecto Sunday Blues es que solemos reservar los fines de semana para realizar actividades divertidas, mientras que de lunes a viernes nuestro tiempo está orientado a trabajar. Para combatir este hecho, los expertos aconsejan disfrutar durante los días laborables de momentos de ocio, como por ejemplo ir al cine, hacer deporte, quedar con amigos, etc. De esta manera, cuando llegue el domingo por la tarde, estaremos más motivados para iniciar la semana.

Al margen de este consejo, Córdoba comparte las siguientes claves para combatir los sentimientos más usuales causados por el Sunday Blues:

  • Mal humor e irritabilidad: Cambia la interpretación de lo que es para ti el domingo. Búscale un sentido propio y una función, que deje de ser de una vez el hermano feo del resto de días de la semana. ¿Qué actividades quieres asignar a este día? ¿Qué te gustaría llevar a cabo desde hace tiempo que siempre acabas posponiendo? Si pudieras elegir, ¿cómo diseñarías tu domingo perfecto?
  • Cansancio físico y mental que te lleva a desear estar pasivo y apático: Lleva a cabo actividades que te hagan anclarte a tu presente. Utiliza tus sentidos de forma más activa para estar en el aquí y en el ahora. No veas, observa; no oigas, escucha; no comas, degusta, etc. Sal a la calle y explora.
  • Preocupación excesiva por lo que está por llegar y ansiedad: Comprométete contigo mismo a reservar un tiempo de la tarde del viernes para hacer una planificación de la siguiente semana, de modo que el domingo quede absolutamente libre de la angustiosa anticipación.
  • Sentimientos de melancolía: Acepta el mensaje que te trae este día, “el final de un ciclo”. Aprovecha para hacer balance de la semana en positivo, echa un vistazo a tus logros, a las experiencias positivas que te han brindado, y deja que la vida siga fluyendo.

En definitiva, el Sunday Blues es una nube negra dominguera que se instala sin apenas darnos cuenta, pero que con sencillas acciones y cambios de actitud podemos conseguir que se convierta en un día 10. “Lo que realmente ayuda es cambiar la interpretación de lo que es para ti el domingo”, apunta la psicóloga.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.