Castellano
VidaCaixa Blog

Consumo y consumidor responsable

Consumo y consumidor responsable

Ser un consumidor responsable no es solo una moda, sino un concepto y un estilo de vida muy definido. En la actualidad, puedes escoger dónde y a quién comprar, además de tener una mejor idea acerca de cómo se fabrica cualquiera de los productos que vas a consumir. Esto te permite ser responsable y elegir una u otra opción.

Dicho de otro modo, puedes alterar tu patrón de consumo y ajustarlo realmente a tus necesidades y a las del planeta. De este modo, aportarás tu granito de arena a la igualdad social y estarás favoreciendo al medio ambiente.

¿Qué es el consumo responsable?

El consumo socialmente responsable es una actitud que se refleja en el consumo crítico y consciente y en la utilización de manera eficiente de los recursos de los que dispones en tu hogar.

Es escoger bajo un buen criterio de precio, impacto social, calidad, impacto ambiental y la ética de las empresas que desarrollan y ofertan estos servicios o productos. El consumo y ahorrar día a día son compatibles.

Beneficios del consumo responsable

Un consumo responsable puede aportarte multitud de ventajas:

Igualdad social

Cuando optas por productos avalados con el sello de Comercio Justo, contribuyes a construir un entorno equilibrado para todos los habitantes del planeta. Este modelo de comercio es equivalente a la igualdad de género, el acceso al agua potable, una vida digna, salarios decentes, la ausencia de trabajo infantil o la educación, entre otras iniciativas destinadas a mejorar la economía social.

Biodiversidad

Siendo un consumidor responsable generas un menor impacto en el medio ambiente. Reduce, recicla y reutiliza, y ayudarás a proteger los limitados recursos naturales del planeta.

Ahorro económico

Un consumo responsable, por ejemplo de agua y electricidad, va ligado a un ahorro económico. El ahorro de agua y de energía es una tarea indispensable que tenemos pendiente, y es que no solo beneficia a nuestro bolsillo, sino que también contribuye al mantenimiento de nuestro planeta.

Perfil del consumidor responsable

Los consumidores se preocupan por la sostenibilidad ahora más que nunca, según los últimos datos de la encuesta de Nielsen. Este estudio revela que los millennials son la fuerza impulsora que hay detrás del cambio hacia productos sostenibles y tienen más del doble de probabilidades de tomar decisiones basadas en el impacto ambiental.

Según un estudio sobre los hábitos de consumo sostenible de los consumidores de hoy realizado por la OCU y NESI, “el 73% de los españoles ya toman decisiones de consumo por motivos éticos o de sostenibilidad”. Este estudio muestra que los consumidores concienciados no entienden su compromiso como una simple cuestión de hábitos de compra, de bienes que adquieren o dejan de adquirir, de proveedores a los que contratan o no. Se trata más bien de una actitud vital y de una forma de estar en el mundo.

Un consumidor responsable es una persona informada y consciente de sus hábitos de consumo. Además de conocer y exigir sus derechos como consumidor, busca la opción de consumo con el menor impacto negativo posible sobre el medio ambiente y con un efecto positivo en la sociedad. Esta manera responsable de consumir se traduce en muchos pequeños actos y decisiones diarias.

Consejos de consumo responsable

Para practicar un consumo social y responsable debes:

  • Ser consciente de la cantidad de cosas que no necesitas. Algunas de las que sí necesitas son víctimas de la obsolescencia programada, pero otras muchas se pueden arreglar.
  • Reducir la cantidad de plástico que utilizas. Si todos ponemos nuestro grano de arena, podemos reducir considerablemente el consumo de plástico en nuestros hogares con unos sencillos trucos.
  • Escoger los productos de Comercio Justo en todos los campos. Hay una gran variedad de alternativas que seguramente desconoces.
  • Consumir productos de proximidad y reducir el impacto medioambiental.
  • Optar por las alternativas responsables, éticas y transparentes que puedes encontrar en sectores como la conectividad, la banca y la electricidad.

En definitiva, ser un consumidor responsable te hace consciente del impacto que produces en el planeta y, así, puedes contribuir a mejorar la calidad de vida de todas las personas que lo habitamos. Por eso, si todavía no lo has hecho, ¡practica el consumo socialmente responsable!



Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.