Castellano
VidaCaixa Blog

Deja estos cinco malos hábitos. Vivirás más y mejor

Deja estos cinco malos hábitos. Vivirás más y mejor

Es de sentido común orientar nuestros hábitos a poder vivir más y mejor. Fijarse en la etiqueta de los alimentos que compramos, hacer ejercicio o dejar de fumar son acciones que sin duda implicarán una mejora en nuestra calidad de vida, sin embargo no siempre somos conscientes del gran cambio que puede significar en nuestras vidas llevar a cabo estas decisiones.

En poco más de cien años, el promedio de esperanza de vida en el mundo ha aumentado más del doble. A comienzos del siglo XX no vivíamos más de 31 años de media, mientras que, según el CIA World Factbook, ahora al nacer tenemos una esperanza de vida media de 68,7 años. Este avance tiene su origen en el éxito de la lucha contra enfermedades infecciosas, mejoras en el tratamiento cardiovascular y disminución del número de accidentes y lesiones. No obstante, todavía queda mucho camino por recorrer en este sentido. Y la buena noticia es que tenemos la información necesaria para tomar el camino adecuado, así que la llave está en nuestras manos: nuestro bienestar depende directamente del estilo de vida que hayamos decidido adoptar.

A continuación te presentamos cinco factores de tu estilo de vida que te restan posibilidades de vivir más y mejor, según la revista especializada PartnerReviews:

1. Mala alimentación: La obesidad se relaciona directamente, según los expertos, con enfermedades cardiovasculares, tipos de diabetes y de cáncer. Si nos detenemos ante este fenómeno propio de occidente, los datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) demuestran que el país en el que más crece la tasa de obesidad es Estados Unidos, seguido de México, Australia e Inglaterra. Por el contrario, Corea del Sur y Francia registran aumentos de menos del 10% anual.

2. Tabaco: El hábito de fumar incrementó significativamente durante los tres primeros cuartos del siglo XX a causa de campañas muy agresivas de publicidad de la industria tabacalera. No obstante, el descubrimiento del nexo causal entre el tabaco y ciertos tipos de cáncer provocó una disminución significativa del consumo de cigarrillos en el mundo. Además, tal y como muestran los datos proporcionados por el Instituto de Evaluación y Métrica de Salud (IHME), en las últimas tres décadas la prevalencia del consumo de tabaco en el mundo ha disminuido en 8 puntos porcentuales (del 26 al 18%). En este sentido, alternativas como los cigarrillos electrónicos han alcanzado ya su punto máximo de interés entre los consumidores, tal y como lo demuestra la caída en las ventas registradas en algunos países.

3. Alcohol: El abuso de alcohol provoca serios problemas para el individuo y para la sociedad. Este hábito está directamente relacionado con enfermedades cardiovasculares, hepáticas, digestivas, inflamatorias y psiquiátricas, entre otras. Así, por países cabe destacar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el lugar que registra más aumento de litros de alcohol consumido por persona es la China, seguido de Sudáfrica, Reino Unido, Brasil y Japón. Los expertos explican este aumento en el consumo por la occidentalización del estilo de vida combinado con una mayor asequibilidad y disponibilidad de bebidas alcohólicas. Además, la incidencia del consumo de otras drogas entre la población joven y adulta afecta negativamente sobre nuestra salud actual y futura.

4. Sedentarismo: Llevar una vida poco activa puede poner en riesgo nuestra salud. Según un estudio publicado por el American Journal of Clinical Nutrition, el sedentarismo causa en Europa el doble de muertes que la obesidad (676.000 frente 337.000 relacionadas con el sobrepeso). La necesidad de introducir hábitos saludables como ir andando al trabajo o no usar el ascensor es cada vez más apremiante. Luchar contra el sedentarismo es más fácil de lo que parece.

5. Vivir estresado/a: Además, según la American Heart Association, el ritmo de trabajo y la sobrecarga de responsabilidad con las que nos encontramos muchas veces nos pueden provocar situaciones de estrés  que afectan directamente nuestro estado de ánimo y nuestra salud. Alteraciones gástricas, arritmias, insomnio, depresión o hipertensión son algunos de los efectos perjudiciales provocados por el estrés psicológico.

A pesar de que todos conocemos los beneficios que nos proporciona un estilo de vida saludable, solo un pequeño porcentaje de adultos en el mundo pone en práctica estos consejos alimenticios y laborales. Las Naciones Unidas reclaman un enfoque integral en las políticas públicas de salud para controlar el consumo de alcohol o tabaco y para trasladar a las personas en particular y a la sociedad en general que es posible adquirir nuevos hábitos para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer y una mortalidad prematura.

Apostar por una vida saludable tengamos la edad que tengamos influirá directamente en nuestra calidad de vida en el futuro. Cuidarnos ahora para disfrutar de la jubilación es posible si ponemos remedio a los malos hábitos. Así pues, vivir más y mejor está en nuestras manos.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.