Castellano
VidaCaixa Blog

Diez claves para ahorrar en la factura de la luz

Diez claves para ahorrar en la factura de la luz

El recibo de la luz se ha convertido en un quebradero de cabeza para muchas familias. El coste de la energía en España ha experimentado un notable aumento en los últimos años y lograr rebajar la mensualidad por la energía en el hogar es algo ansiado por muchos.

Este último enero, sin ir más lejos, la luz ha subido un 3,2% más, según el Instituto Nacional de Estadística. Algunas asociaciones, como Facua – Consumidores en Acción, han cifrado el aumento interanual del precio del recibo de la luz en un 17% a enero de 2015.

Ante este escenario de constantes subidas siempre es positivo conocer cómo poder ahorrar dinero en la factura de la electricidad. Aquí van diez consejos:

1.- Evitar los aparatos en stand by. Aunque no lo parezca todos aquellos electrodomésticos que tenemos enchufados a la corriente de forma habitual, desde el móvil a la televisión o el ordenador, pueden suponer un aumento del consumo en la factura del 10%. Y ojo al dato, una tele en stand by gasta un 15% del consumo. En la web de la Organización de Consumidores y Usuarios se puede calcular cuánto más supone en energía cada aparato conectado que no está en uso.

2.- Cambiar las bombillas. Este paso supone un gasto previo que puede ser algo elevado -dependiendo del tipo de bombilla y de la cantidad- pero que a la larga el bolsillo de los usuarios va a agradecer. La sustitución de las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo puede llegar a suponer un ahorro final del 30% de la energía. Vale la pena. En el diario El País han realizado una interesante comparativa para conocer qué tipo de bombillas son más adecuadas.

3.- Electrodomésticos triple A. Es otro de los consejos que supone una inversión previa que puede ser más o menos importante pero que repercutirá positivamente en el recibo de la luz. La compra de electrodomésticos triple A, la máxima eficiencia, puede suponer en el caso, por ejemplo, de la compra de un frigorífico, una variación de hasta un 80% en la factura de la luz, según la Guía Práctica de l Energía del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

4.- Limpieza. Tener los electrodomésticos en buenas condiciones y limpios también puede ayudar a ahorrar unos euros en el recibo de la luz. Por ejemplo, la parte trasera del frigorífico, un foco de suciedad habitual. Si la limpiamos una vez cada año y además descongelamos el aparato antes de que la escarcha sea superior a los 3 milímetros lograremos ahorrar un 30% del gasto energético.

5.- Microondas. Es mejor un microondas que un horno, al menos en cuanto a gasto energético. El IDAE estima el ahorro energético entre un electrodoméstico y otro en una franja que va entre el 70% y el 80%.

6.- Calefacción. Aunque a veces se puede hacer complicado para muchos, especialmente en las épocas del año en la que el frío arrecia, si se baja un grado la temperatura de la calefacción mantendremos más dinero en el bolsillo (al menos en relación a este capítulo de gastos). Recomendaciones: durante el día 19º y 21; durante la noche, 15º-17º. Cada grado de más puede llegar a suponer un 7% extra en el recibo de la luz.

7.- Cuidado con los ordenadores. De un tiempo a esta parte el uso de ordenadores, especialmente portátiles, así como tabletas, ha aumentado considerablemente en los hogares españoles. Para ahorrar energía, modificar las opciones del aparato para que se funda a negro cuando se deja de usar el ordenador a los pocos segundos.

8.- Control de la temperatura. Si se tiene la oportunidad es conveniente instalar en el hogar termostatos o programadores que nos permitan controlar la temperatura en las horas en las se está en el domicilio así como aquellas en las que no se está. El ahorro estimado, de realizarse correctamente, se estima en hasta un 13%.

9.- Lavadora. Si tenemos en cuenta que el 80-85% del consumo energético de una lavadora se centra en la operación de calentar el agua, lavar en agua fría se convierte en la mejor opción para ahorrar algo de energía.

10.- Aislamiento. Es una tarea fundamental si queremos conseguir ahorrar energía. De nada sirve tener la mejor calefacción si el calor se va por la puerta. De este modo, la recomendación es invertir en lograr que puertas y ventanas cierren herméticamente para poder alcanzar un ahorro cifrado por IDAE en hasta un 30%.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.