Castellano
VidaCaixa Blog

Diferencias entre tomador, asegurado y beneficiario de un seguro

Diferencias entre tomador, asegurado y beneficiario de un seguro

Un tomador puede ser asegurado, pero un asegurado puede no ser tomador. No es un trabalenguas, es una cuestión lógica derivada del conocimiento de los conceptos básicos del mundo de los seguros. Conviene aprenderlos para utilizar bien estos productos.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Tomador

El tomador del seguro es la persona que firma la póliza. Contrae con la empresa aseguradora una obligación básica: pagar.

Asegurado

Se trata de la persona que está protegida por el seguro contratado. En un seguro de automóvil, se activarán las coberturas si le ocurre algo al asegurado, por ejemplo, si tiene un accidente.

Beneficiario

Es la persona destinataria de las ventajas del seguro. En una póliza de vida, por ejemplo, sería quien recibiría la indemnización tras el fallecimiento del asegurado.

Lee también: ¿Cuándo y por qué contratar un seguro de vida?

¿Tomador, asegurado y beneficiario son la misma persona?

De las definiciones anteriores se puede intuir que, efectivamente, el beneficiario, el asegurado o el tomador pueden no ser la misma persona. Aunque nada impide que sí coincidan los nombres. Es una cuestión de matiz que debe quedar clara a la hora de establecer una póliza.

Veamos si queda claro con los siguientes cruces:

  • Diferencia entre tomador y asegurado. El primero paga. El segundo es el que está cubierto. Ambos pueden ser la misma persona, pero también es posible abonar el seguro de coche de nuestros hijos. En ese caso, los nombres de tomador y asegurado son diferentes.
  • Diferencia entre asegurado y beneficiario. Aquí puede costar un poco más ver la distinción. Es clara, por ejemplo, en los seguros de vida. A la hora de activar las coberturas, en los contratos queda establecido que, en primer lugar, debe fallecer el asegurado y después se ingresará la indemnización en la cuenta del beneficiario. Aquí claramente deben ser dos personas distintas. ¿Y el tomador? Puede ser un tercer nombre, es decir, puede haber alguien externo que pague ese seguro de vida (siguiendo el ejemplo que hemos establecido). Pero no es obligatorio y puede coincidir con el nombre del asegurado.

Lee también: Conoce las coberturas de tu seguro de vida

Todo claro en el contrato

Los nombres pueden quedar especificados en el contrato. En ese documento se establecerá la obligación del tomador de asumir la prima. También será este quien deba informar a la empresa aseguradora cuando requiera que se activen algunas de las coberturas. El tomador tiene derecho a ser informado al detalle de dichas coberturas antes de firmar nada.

El asegurado es la persona cubierta. Este puede quedar especificado en el contrato, aunque esto no siempre ocurre. Si la póliza no lo diferencia, se puede entender como tal al tomador. También es posible no especificar con nombre y apellidos al asegurado pero sí definir quién puede ser. En el caso de seguros de automóvil de empresas, existe la posibilidad de definir a los asegurados como los trabajadores que en ese momento estén conduciendo los distintos vehículos. Lo mismo ocurre con las empresas de alquiler.

Lee también: Seguros de vida colectivos, una fuente de ventajas para empresas y trabajadores

El beneficiario también puede quedar especificado en el contrato. Resulta útil en los seguros de vida, pero no es obligatorio. Si este no se incluye, se entenderá como tal al heredero o herederos que establece la ley.

Y así es como se regula la convivencia de tres figuras que pueden convivir por separado en los contratos de las aseguradoras.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.