Castellano
VidaCaixa Blog

El Alzheimer puede con la memoria, no con las emociones

El Alzheimer puede con la memoria, no con las emociones

Esta situación será familiar para todos los que tengan cerca una persona con Alzheimer. A medida que pasa el tiempo y la enfermedad sigue su curso, tras cada visita nos preguntamos si se acordarán de que hemos estado con ellos o si le dan importancia alguna al hecho de estar acompañados. Pensar que con la memoria desaparecen también los sentimientos es uno de los principales prejuicios vinculados a esta enfermedad. En ocasión del Día Internacional del Alzheimer, nos centramos en esta idea preconcebida sobre uno de los trastornos que más deterioran la calidad de vida de los españoles.

Las personas afectadas por esta enfermedad pueden sentir emociones aunque olviden el motivo que las causó. Así lo explica Edmarie Guzmán-Vélez, directora de una investigación de la Universidad de Iowa publicada en la revista Cognitive and Behavioral Neyrology. El estudio concluyó que aunque los enfermos no puedan recordar la visita de un ser querido o que no los cuidaron como era debido, estas acciones tienen un impacto en su bienestar emocional.

“Quizá no recuerda que lo llevaste a comer su comida favorita, pero ese momento de felicidad, ese sentimiento positivo va a continuar estando ahí”, explica Guzmán-Vélez. Este descubrimiento se considera muy importante para los afectados pero también es vital para los cuidadores, que ven probado científicamente que su actitud hacia los enfermos puede ser clave para su día a día.

El sistema que utilizaron los investigadores para llegar a esta conclusión es muy interesante. Mostraron a 17 personas sanas y a 17 con la enfermedad de Alzheimer fragmentos de películas tristes y alegres. Pasados unos minutos, hicieron una prueba de memoria para ver si recordaban lo visto. Los afectados por la enfermedad retuvieron menos información, pero mantuvieron el sentimiento de alegría o tristeza durante más de media hora.

Si el paciente recuerda los momentos de felicidad, aún recordará más un episodio desagradable. “Si se le grita o pasa algo que le haga sentir triste, ese sentimiento va a permanecer durante tiempo”, añade Guzmán-Vélez. “Es sumamente importante que dediquemos tiempo a tratar de promover emociones positivas y minimizar lo máximo posible las emociones negativas”.

La Fundación Alzheimer España subraya la importancia de estos hallazgos, dado que “durante muchos años se consideró la enfermedad únicamente desde el punto de vista de los cuidados físicos”. Según los expertos, el cuidado de los afectados debe basarse en la siguiente máxima: “primero la persona, luego la enfermedad”.

La investigadora opina que es fundamental enseñar a los cuidadores a comunicarse con los pacientes. Esto es especialmente importante cuando tendimos a corregir sus errores. Si, por ejemplo, nos dicen que les ha visitado su hermano y les decimos que es imposible porque esa persona murió hace años, estaremos generando un estado de tristeza innecesario.

El aumento de la esperanza de vida de los españoles hace prever que cada vez habrá más personas que necesiten la atención y cuidado de sus seres queridos, de modo que merece la pena estar atentos a los avances científicos que facilitan el camino a los enfermos y sus cuidadores.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.