Castellano
VidaCaixa Blog

España y el camino hacia una sociedad más envejecida

España y el camino hacia una sociedad más envejecida

¿Cómo será España en las próximas décadas? “Será un país envejecido, con una gran población de mayores y una esperanza de vida cada vez más alta.” Éste es el resumen que Diego Ramiro Fariñas, investigador responsable de la Unidad de Estudios Demográficos y Sociales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), realizó en esta entrevista para el blog de VidaCaixa.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Sus palabras están argumentadas con estudios estadísticos como la Proyección de la Población de España 2014-2064, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y de la que ya dimos cuenta también en este blog en ¿Cómo será España dentro de 50 años y cómo afectará a las futuras pensiones?

Mapa envejecimiento España GIF

Este cambio demográfico queda perfectamente reflejado en el mapa que acompaña este artículo. Como puede apreciarse, el porcentaje de personas mayores de 65 años y más desde 1971 hasta 2029, que son los datos disponibles del INE en relación a todas las comunidades autónomas, aumenta considerablemente año tras año. Uno de los aspectos que revela este mapa es que, a nivel interno, España envejecerá más deprisa por el norte que por el sur. Galicia, el País Vasco, Asturias y, en menor medida, Cataluña y la Comunidad de Madrid serán los puntos de la península Ibérica que más envejecerán.

Por otro lado, los datos de la década de los 70 y principios de los 80, en los que el porcentaje de personas mayores de 65 años no sobrepasa la franja del 10-15% para el conjunto del Estado español, ponen de manifiesto que el sistema actual de pensiones, en el que las personas en edad de trabajar (18-65 años) pagan a las que se retiran (+65 años), funcionaba con aquella demografía. En la actualidad, en un contexto en el que la sociedad envejece más, es cada vez más insuficiente que el esfuerzo de los trabajadores cubra de un modo adecuado las necesidades económicas de aquellos que se jubilan.

El análisis de estos datos hace intuir que el cambio demográfico al que se enfrenta España en las próximas décadas, una transformación que afecta a la inmensa mayoría de los países industrializados, será profundo y modificará cuestiones esenciales de la organización de nuestra sociedad tal y como la conocemos hoy. “Habrá un revolución acerca de cómo organizamos nuestras vidas, de cuáles son las etapas clásicas de la vida”, explica en esta entrada del blog de VidaCaixa el director del Centre d’Estudis Demogràfics de Catalunya, Albert Esteve.

Los datos proyectados por el INE revelan lo siguiente: la España actual cuenta, por ejemplo, con 1,8 millones de ciudadanos en la franja de edad de 70 a 74 años. En el 2064 habrá aumentado, según estas proyecciones, hasta los 2,3 millones, es decir, un incremento de medio millón de personas. Este patrón se repite en otras franjas: de 75 a 79 años el aumento es nada menos que de 747.000 habitantes más. Más datos: los mayores de 90 a 94 años pasan de 333.187 a 1.934.964; las personas de 95 a 99 años pasarán de 75.270 a 1.130.629, y, por último, los españoles con más de 100 años serán 372.775, frente a los 13.551 actuales.

Los datos del INE coinciden plenamente con otros informes publicados recientemente a nivel europeo. Es el caso de La UE en el mundo, divulgado por Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea. Según este trabajo, en las próximas cuatro décadas el número de personas con una edad igual o superior a los 65 años se doblará respecto a las que están en edad de trabajar. Es decir: habrá sólo dos trabajadores por cada persona mayor de 65 años, la mitad que en la actualidad.

Lee también: ¿Cómo me puedo jubilar anticipadamente?

En esta misma línea se encuentra Concepció Patxot, especialista en el análisis del estado del bienestar en un entorno demográfico cambiante y Doctora en Economía de la Universitat de Barcelona (UB), quien asegura que “se acerca un tsunami demográfico” que afectará especialmente a las pensiones públicas de jubilación.

Llegados a este punto muchos se preguntan acerca de la importancia de saber qué van a cobrar del Estado una vez hayan terminado su etapa laboral y comprobar si les será suficiente para el tipo de vida que desean llevar. Ahora se ha puesto en marcha el simulador de jubilación, que calcula en función de diferentes parámetros –como los ingresos previstos una vez jubilado, así como los ingresos actuales– cuál es la diferencia entre unos y otros.

Sin duda, y a tenor de las previsiones demográficas de los principales centros españoles y europeos, parece un ejercicio acertado para plantearnos nuestra estrategia de cara a la jubilación y, si es necesario, utilizar alguna de las herramientas de ahorro privado para complementar la pensión, es decir, el plan de pensiones, el plan individual de ahorro sistemático (PIAS) y el seguro de ahorro individual a largo plazo (SIALP), todos ellos con importantes ventajas fiscales.

Por ejemplo, el ahorro invertido en un plan de pensiones es deducible en su totalidad en la declaración de la renta, siempre y cuando no se superen los 8.000 euros anuales o el 30% de las rentas netas del trabajo, que son los límites fijados por el Gobierno en la última reforma de las pensiones.

Asimismo, en relación al PIAS, cabe destacar que no se pagan impuestos si se rescata el ahorro en forma de renta vitalicia. Como sucede con el plan de pensiones, existe una limitación anual de 8.000 euros y la aportación máxima total no puede superar los 240.000 euros.

Finalmente hay que decir que con un SIALP no se tributa si se mantiene la inversión al menos cinco años y no se superan los 5.000 euros por persona y año.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.