Castellano
VidaCaixa Blog

El peso del envejecimiento en el crecimiento económico de España (y sus consecuencias en la jubilación)

El peso del envejecimiento en el crecimiento económico de España (y sus consecuencias en la jubilación)

La demografía juega un papel determinante en la economía de un país. El Banco de España dibuja en su último informe anual un panorama de futuro en el que cada vez habrá más jubilados, menos nacimientos y menos mujeres incorporadas al mercado de trabajo. ¿Consecuencias? Por un lado, un menor crecimiento económico; por el otro, más incertidumbre sobre el actual sistema de pensiones público.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

El supervisor bancario, a tenor de los datos que manejan sus analistas, se ha visto obligado a empeorar sus previsiones acerca del crecimiento potencial de España. Así, si antes de la crisis era de un 3%, ahora esta cifra ha sido rebajada hasta el 1,2% anual en el periodo 2020-2025. El progresivo envejecimiento de la sociedad española provocará que la población caiga un 0,2% anual en el mismo periodo, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) con los que trabaja el Banco de España.

Mapa envejecimiento España GIF

“Desde una perspectiva de medio y largo plazo, es prioritario afrontar los retos derivados del impacto del envejecimiento de la población sobre las finanzas públicas y, en particular, sobre el sistema de pensiones”, señala el informe, que hace hincapié en la necesidad de las últimas reformas sobre las pensiones realizadas por el Gobierno y que han supuesto, entre otras medidas, el aumento de la edad de jubilación hasta los 67 años en 2027.

“Estas reformas –continúa el análisis del Banco de España– han reforzado sustancialmente la sostenibilidad del sistema, si bien su adecuación a las necesidades de una población progresivamente más envejecida plantea retos notables. En concreto, en ausencia de modificaciones adicionales de los ingresos del sistema, el mecanismo de ajuste se produce principalmente a través de la pensión media, lo que, en un contexto de crecimiento significativo de la tasa de dependencia, implica la necesidad de analizar la posible incorporación de otras fuentes de financiación al sistema, delimitar los conceptos que se financian a través de él y, en su caso, desarrollar los mecanismos de seguro y ahorro que ayuden a complementar en el futuro las pensiones del sistema público de reparto, como los que ya se han implantado en otros países.”

Y es que de cara al futuro, y teniendo en cuenta todas las variables que sustentan el análisis del supervisor bancario, muchos ahorradores se preguntan con razón qué van a cobrar de pensión cuando se jubilen.

Para ello, recientemente se ha puesto en marcha un simulador de jubilación que permite aportar algo de luz a estas inquietudes compartidas por muchos. Esta herramienta realiza una estimación, calculada en función de las variables que el propio interesado aporta; es decir, cuánto cree que va a cobrar de pensión, cuánto quiere cobrar, cuánto cobrará realmente y lo que necesita ahorrar para llevar la vida que proyecta. Se trata de un buen ejercicio para comprobar si es necesario pulir la estrategia de ahorro para el futuro y tomar decisiones al respecto.

Lee también: ¿Cómo puedo sacar el máximo partido a mis ahorros?

Como hemos visto que señala el Banco de España, el sistema público de pensiones español es insuficiente hoy en día para ofrecer a los jubilados una pensión que garantice un nivel de vida adecuado. Las herramientas de ahorro a largo plazo ayudan a complementar dicha pensión y a mantener unos ingresos determinados para la vida que uno espera tener cuando termine su etapa laboral.

Los planes de pensiones, los PIAS y los SIALP son opciones interesantes en este sentido.

En relación al plan de pensiones hay que destacar que se trata de un producto financiero de ahorro a largo plazo que cuenta con unas interesantes ventajas fiscales. Tiene una limitación: únicamente se pueden aportar 8.000 euros al año (o el 30% de las rentas del trabajo), todo ello deducible en su totalidad del IRPF.

En cuanto a los PIAS, también hay que destacar que su tratamiento fiscal es uno de sus atractivos: si el dinero que hemos aportado se rescata en forma de renta vitalicia, queda exento de pagar impuestos. Del mismo modo que con el plan de pensiones, la limitación es de 8.000 euros anuales, y un máximo de 240.000 euros lo que se puede aportar al producto.

En el caso del SIALP es destacable saber que los rendimientos del producto no tributan si se mantiene la inversión un mínimo de cinco años y no se aportan más de 5.000 euros por persona y año.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

  • Luis Rafael Vega Rojo 25 septiembre, 2016 a las 12:12

    Tengo domiciliado con vds una un plan de pensiones procedente de Atlantico y Sabadell y observo que se ha modificado a la baja más del 50%. Les ruego que por esta vía o cualquier otra puedan razonar o clarar esta modificación no pactada.

    • VidaCaixa 4 octubre, 2016 a las 16:06

      Hola Luis Rafael. Nos gustaría conocer a fondo tu caso y poder darte una respuesta más personalizada. Puedes contactar con nosotros aquí y tu oficina CaixaBank se pondrá en contacto contigo lo antes posible en cumplimiento de la Ley de Protección de Datos. O, si lo prefieres, como ya nos has facilitado tus datos, lo podemos remitir nosotros directamente para que se pongan en contacto contigo. Sin embargo, para poder hacerlo, necesitamos tu respuesta.

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.