Castellano
VidaCaixa Blog

Evolución de los mercados financieros en julio su impacto en los Fondos de Pensiones

Evolución de los mercados financieros en julio su impacto en los Fondos de Pensiones

Los fondos de pensiones se han beneficiado de la bajada de los tipos de interés, con rentabilidades a 31 de julio muy superiores a la tasa de periodificación de los activos de las carteras, lo que nos hace cautelosos, manteniendo por ello una duración de los activos de renta fija por debajo de los índices de referencia.

Las sesiones  del mes de julio han seguido marcadas por las declaraciones de los bancos centrales, y su compromiso de seguir manteniendo los tipos de interés en mínimos históricos hasta que se constate una recuperación sostenida del crecimiento económico y del empleo.

Aunque el último dato publicado del crecimiento económico en USA correspondiente al segundo trimestre del año ha excedido ampliamente de las expectativas de los analistas, con un 4%, frente al -2.1% del primer trimestre, sin embargo la Reserva Federal ha mantenido sin sorpresas su discurso de prudencia, apuntando a una significativa falta de la utilización de los recursos laborales, a pesar de que la tasa de desempleo sigue descendiendo.

Europa

En Europa se ha conocido el índice de confianza económica de la UME de julio, reflejando una mejoría, aunque todavía no lo suficientemente sólida como para prever un cambio en el discurso del BCE. Además, la tasa de inflación se mantiene muy por debajo del objetivo a largo plazo del 2%, destacando la tasa negativa del IPC en España, en el -0.3% en su estimación del mes de julio.

Como dato positivo destacar el PIB español del segundo trimestre, con un crecimiento del 0.6%, lo que supone una tasa interanual del 1.2%, por encima de la previsión, gracias sobre todo a una mayor aportación de la demanda nacional, que contrarresta parcialmente el empeoramiento del sector exterior.Las políticas monetarias muy laxas de los bancos centrales, siguen presionando la rentabilidad de los bonos a la baja.Hay que destacar el bono a 10 años, con un rendimiento del 1.15%, nuevo mínimo histórico, así como la mejoría de los bonos periféricos.Destaca el bono español, que ha continuado mejorando el diferencial al que cotiza sobre el bono alemán a 10 años, hasta los 133 puntos básicos y situar la rentabilidad en el 2.48%, el nivel más bajo en más de 200 años.

Este nivel de tipos tan bajos es generalizado en toda Europa, resaltando el bono holandés, en el nivel más bajo de los últimos 500 años.

Este hecho no deja de ser un riesgo elevado a medio plazo, ya que el nivel al que cotizan parece poco sostenible. Habrá que estar muy pendientes a los datos publicados de las inflaciones, y sobre todo a las declaraciones de los bancos centrales para adelantarnos a una posible subida de los tipos de interés.

Por el momento se prevé que sean los bonos de los países periféricos los que mejor lo harán dentro de los activos de deuda pública, especialmente en los bonos de vencimiento de medio y largo plazo, aunque las expectativas de rentabilidad son ahora mucho más bajas.

Durante el mes se ha optado por recortar nuestra exposición a los bonos de Deuda Pública española de vencimiento hasta 2016, donde el rendimiento se queda por debajo del 0.30%, nivel poco justificable, sin alcanzar la tasa prevista de la inflación.

Los fondos de pensiones se han beneficiado de la bajada de los tipos de interés, con rentabilidades a 31 de julio muy superiores a la tasa de periodificación de los activos de las carteras, manteniendo por ello una duración de los activos de renta fija por debajo de los índices de referencia.

Los activos de renta fija, ofrecen poco valor a largo plazo, y sobre todo nos parece que hay mucha complacencia y confianza por parte de los inversores,  lo que en general supone un riesgo de corrección.

Sin embargo, no esperamos tampoco una caída de la renta fija a corto plazo, teniendo en cuenta el apoyo de los bancos centrales, expresamente declarado, y sobre todo unas inflaciones bajas, y unos crecimientos que todavía se sitúan por debajo de su potencial, con una tasa de desempleo en la zona euro superior al 10% en su conjunto.

La renta variable ha tenido un comportamiento mixto en el mes, destacando la pérdida del 2.2% del índice Eurostoxx50, con una subida del 0.5% del índice S&P500.

En el caso del índice europeo ha contribuido de forma negativa la crisis del Banco portugués BES, que nos ha recordado, una vez más, que la crisis en la zona euro sigue latente, y ello a pesar de la mejoría de los balances de los bancos de la zona.

Las empresas parece que siguen ofreciendo valor, además de ser el mercado que más preparado está ante la posibilidad de una mejoría económica, contando con el apoyo incondicional del BCE,  para hacer todo lo que sea necesario para preservar el euro, y apoyar al crecimiento económico de la zona euro.

Durante los últimos meses, pero especialmente en el último trimestre, hemos visto una mejoría en los países emergentes que parecen haber dejado atrás la crisis iniciada en 2012. Muchas economías se han ajustado y han empezado a reducir o cortar sus déficits por cuenta corriente, poniendo las bases para un crecimiento económico  y una recuperación de los mercados, como ya se está produciendo.

Después de las pérdidas elevadas de los primeros meses del año, el índice MSCI de mercados emergentes, supera ya el 9% a 31 de julio, situándose como uno de los índices más rentables a nivel mundial.

Los fondos de pensiones siguen sobreponderados en renta variable, al considerar que todavía ofrecen valor, y sobre todo en relación a la renta fija. Sin embargo, es necesario que los resultados de las compañías cotizadas sigan dando sorpresas positivas y sobre todo en USA donde la valoración media del mercado es más ajustado.

Un hecho destacado este mes ha sido la recuperación del dólar frente al euro, reflejo de la publicación de unos resultados económicos en USA. Por primera vez en al año que queda por debajo del 1.34, lo que supone una revalorización de casi el 3%, que contribuye de forma positiva en la rentabilidad de las carteras diversificadas en mercados internacionales.

Renta Variable

Es en la renta variable donde se ve más valor, siendo conscientes de que ofrecen un nivel más elevado de volatilidad. Se siguen manteniendo las estrategias de cobertura mediante opciones, que permitirán amortiguar los impactos negativos de una posible corrección de los índices bursátiles.

Por el momento, los flujos siguen siendo a favor de la renta variable, y con la rentabilidad de los bonos en mínimos históricos (de más de 200 años), es posible que se intensifiquen en los próximos meses.

La rentabilidad alcanzada por los fondos está consiguiendo de forma general superar la rentabilidad de los índices de referencia, y en la mayoría de los casos, la rentabilidad de la competencia, sin que ello haya supuesto asumir un riesgo superior.

Subdirección General de Inversiones de VidaCaixa

Más información sobre fondos y planes de pensiones en https://www.vidacaixa.es/es/

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.