Castellano
VidaCaixa Blog

El futuro de las pensiones en España en nueve datos

El futuro de las pensiones en España en nueve datos

El sistema de pensiones en España atraviesa turbulencias. A través de los siguientes datos vamos a aportar diferentes claves para entender su presente y reflexionar sobre su futuro.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

El resumen de la situación es el siguiente. Cada vez vivimos más años. Al tener una esperanza de vida mayor nos pasamos más tiempo recibiendo una pensión por jubilación. El sistema español de pensiones –que se llama de reparto– funciona con las aportaciones de los trabajadores a los jubilados actuales. Si cada vez hay más jubilados e igual –o menor– número de trabajadores, ¿cómo se sostiene el sistema de pensiones? Todo indica que la pensión de jubilación será mucho más baja que el último salario que se cobre mientras se realiza una actividad profesional. Dicho todo esto, vamos a detallar algunos puntos clave sobre el debate de las pensiones en España:

  1. El funcionamiento del propio sistema

¿Cómo funciona el sistema de reparto de las pensiones en España? Las cotizaciones de las empresas y trabajadores pagan las pensiones actuales. En el caso de la prestación por jubilación hay que tener en cuenta que a partir de 2022 (los últimos 25 años) se calculará la cuantía de la pensión en función de los años cotizados y las bases por las que se cotizó.

  1. Esperanza de vida

Desde 1976 la esperanza de vida se ha incrementado en diez años, pasando de los 73,6 años de media a los 83,6 años de vida actuales. La natalidad, por su parte, se ha reducido a la mitad, pasando en cuatro décadas de 2,77 hijos por madre a 1,32, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La Comisión Europea estima que en el 2060 un tercio de la población tendrá más de 65 años. Y un último dato: la edad media de los españoles ya alcanza los 44 años y en varias provincias supera incluso los 50.

  1. Ratio trabajador-pensionista

Hoy hay 2,1 trabajadores por cada pensionista. Una ratio al borde del equilibrio financiero que va camino de empeorar si no se modera el coste de las pensiones. Dicho de otro modo, únicamente una mayor recuperación del empleo y los salarios podría paliar los desajustes del sistema. Pero el desequilibrio demográfico juega en contra del actual sistema y esperar una recuperación rápida es algo improbable a medio plazo.

  1. Revalorización

La revalorización de las pensiones se fija en el 0,25% anual mientras el sistema esté en déficit. Con esta subida del 0,25%, la pensión mínima de jubilación con cónyuge es en 2018 de 11.044,6 euros, lo que supone 788,9 euros mensuales en 14 pagas. La máxima queda en 2.580,13 euros. ¿Qué supone esta subida? Para alguien que haya cotizado al menos 35 años y los últimos 15 por el tipo máximo, sube sólo 6,43 euros al mes o 90,92 euros al año si se consideran 14 pagas.

  1. Fondo de reserva

Entre la fecha de su creación y el año 2011, la hucha de las pensiones llegó a acumular 70.000 millones de euros. En tan sólo cinco años, desde 2012, el Gobierno ha sacado 66.000 millones de euros de la llamada hucha de las pensiones. Además, para cubrir las necesidades de gasto, entre 2017 y 2018 la Seguridad Social ha pedido prestados otros 25.000 millones. Hoy el Fondo cuenta con 8.095 millones de euros, y eso después de un préstamo de 10.192 millones de euros facilitado por el Ejecutivo.

  1. Gastos

La Seguridad Social tiene que dar en la actualidad cobertura a 8,7 millones de pensionistas, 1,1 millones más que al principio de la crisis. Cada uno de ellos percibe, de media, 250 euros más al mes que hace una década. Todo ello supone una subida del 57% de los costes del sistema público. La devaluación salarial vivida en los años más duros de la crisis es una realidad con efectos negativos para el presente y para el futuro.

  1. Ingresos

Las bonificaciones a la contratación y los menores salarios que ha dejado la crisis se han traducido en unos ingresos que crecen más despacio que la economía y que los gastos. En la última década los ingresos para las pensiones se han mantenido prácticamente estancados. ¿Por qué? Por la disminución del número de ocupados y la moderación salarial, la cual, pese a favorecer la recuperación del empleo, ha hecho mella en las cotizaciones. Todo esto ha provocado que el sistema de previsión tenga un déficit de unos 18.000 millones de euros en 2017, que apenas se reducirá a los 16.000 millones en este ejercicio.

  1. Sistema generoso

Actualmente, un jubilado recibe una primera nómina equivalente al 72% de su último salario. En cambio, en el conjunto de la OCDE esta tasa de sustitución cae al 53%.

  1. La bomba demográfica

A partir de mediados de la próxima década, España deberá afrontar un desafío crítico: la jubilación de los baby boomers. Entre 2025 y 2050 se retirarán millones de personas y, si la inmigración no lo remedia, este contingente superará ampliamente al de nuevos trabajadores. Con ello, la relación entre ocupados y pensionistas podría verse ubicada por debajo de la cifra actual, incluso en una situación de pleno empleo, lo que obligará a nuevos ajustes. La bomba demográfica es una amenaza, pero también una oportunidad que cambiará la economía para siempre.

Más información:

¿Cómo rescatar los planes de pensiones a los 10 años?

¿Me conviene adelantar mi jubilación para evitar el nuevo ajuste en las pensiones?

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.