Castellano
VidaCaixa Blog

La igualdad entre hombres y mujeres nos hace progresar

La igualdad entre hombres y mujeres nos hace progresar

Por Pablo Herreros, antropólogo

Los expertos concluyen que la igualdad entre géneros tiene consecuencias positivas en todos los ámbitos. La diversidad nos enriquece porque en la vida necesitamos de múltiples capacidades, algunas de las cuales sabemos que las mujeres tienen muy desarrolladas.

El Instituto Nacional de Estadística, en sus últimos informes, afirma que las mujeres todavía cobran un 23% menos que los hombres que ocupan los mismos puestos de trabajo o cargos de responsabilidad equivalentes. Además, su presencia en posiciones importantes de cualquier organización es aún un fenómeno minoritario. Pero las ventajas de la igualdad son muchas.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

La equidad disminuye la pobreza y el hambre en el mundo. Las mujeres están en mayor peligro de pobreza que los hombres, debido a un mayor desempleo y peores perspectivas salariales. Por lo tanto, el acceso a un puesto de trabajo digno reduce el riesgo de pobreza, e incluso hambre, de las mujeres y sus hijos, ya que ellas suelen hacerse cargo, lo que tiene un impacto mayor en el bienestar de la sociedad, según cálculos del Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE). Los nuevos empleos ocupados por mujeres son una de las prioridades de la UE para el año 2020.

Los países crecen económicamente y se crea más empleo si hay paridad. Con la incorporación de las mujeres se expanden los mercados laborales y mejoran las oportunidades de empleo para todos. La renta per cápita se elevaría y se calcula que la equiparación salarial y de empleo entre el hombre y la mujer haría crecer el PIB entre un 6,1 y un 9,6%, creándose 10,5 millones de trabajos adicionales para el 2050.

Las empresas funcionan mejor cuando hay diversidad. Varias investigaciones conducidas por la psicóloga Alice Eagly sobre el estilo de relacionarse que emplean las mujeres concluyeron que su forma de actuar es de tipo interpersonal, capacidades que necesitan todas las empresas. Por ejemplo, cuando ellas quieren influir en las decisiones tienden a usar estrategias más flexibles y se asocian entre sí. Sus habilidades sociales son de estilo democrático y tienden a hacer participar a todos los compañeros. También se comunican con miembros de diferentes áreas o departamentos, creando lazos invisibles que unen a la organización.

La igualdad nos hace progresar. La integración de todas y todos aporta nuevas ideas y maneras de interpretar las cosas, algo de lo que no solo se benefician en los puestos de trabajo sino también la sociedad en general.

Hay mayor unión de la sociedad. Otro de los beneficios son una mayor cohesión social porque son más diplomáticas a la hora de relacionarse y tejen redes invisibles pero de importancia para la sociedad. Además, está demostrado que hacen un buen reparto de las recompensas ya que administran y redistribuyen los recursos de manera muy eficaz. Cuando se aumenta la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder, todos salimos ganando.

Por estas y otras razones debemos buscar un equilibrio y no alimentar brechas de ningún tipo. Romper estas barreras nos hará más llevadera la vida personal y familiar. En definitiva, se trata de sentirnos mejor como seres humanos y ser un poco más felices en esta vida, independientemente del género al que pertenezcamos.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.