Castellano
VidaCaixa Blog

Los cambios de mentalidad para alcanzar la llamada independencia financiera

Los cambios de mentalidad para alcanzar la llamada independencia financiera

En 1997 el autor hawaiano Robert Kiyosaki escribió el “best seller” Padre Rico, Padre Pobre. Tras la publicación del libro se hizo popular el concepto de independencia financiera. ¿Es posible alcanzarla? Veámoslo.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Si bien es cierto que el concepto tiene tintes utópicos para muchos, no es menos verdad que otros tantos aseguran haber alcanzado ese estado de libertad financiera y no tienen reparos en contárselo a todo el mundo. ¿Qué hay que hacer? ¿Cómo lograrlo?

Pongamos como ejemplo la carta que un promotor inmobiliario estadounidense ha escrito en la revista para emprendedores Inc.. Se trata de una publicación en la que se dan consejos y mensajes de apoyo a pequeños empresarios. Según relata el autor de esta misiva, que responde al nombre de Slava Menn, lograr la llamada independencia financiera es posible si uno consigue realizar tres cambios de mentalidad y aplicarlos a su vida. Son los siguientes:

  1. Pequeños cambios en tus hábitos de gasto. La felicidad en tu día a día no se verá alterada si empiezas a ahorrar un poco de aquí y otro poco de allí. El dinero que dejas de gastar en cosas que realmente no necesitas puede llegar a ser a la larga la palanca del cambio en tu vida, y eso sí que es felicidad. El autor de la carta recomienda idear con lógica y aplicando criterios racionales un método para vivir acorde con las posibilidades de cada uno.

  2. No a los lujos, sí a lo práctico. ¿Realmente necesito un coche que me suponga un esfuerzo económico importante? ¿Cuál va a ser el coste a la larga? ¿Podría ahorrar ese dinero para alcanzar la independencia financiera? ¿Puedo viajar en un coche más modesto que cumpla exactamente la misma función que el que me va a costar más dinero? Si uno logra responder a estas preguntas es posible que el camino hacia la libertad financiera se esté despejando.

  3. Tú tienes el control de tu vida. Tal y como explica el autor de la misiva, se trata, como en los libros infantiles, de “escoger tu propia aventura”. Uno debe ser capaz de asumir que, efectivamente, tiene el control de su vida y decide dónde quiere vivir, dónde quiere trabajar, cuántas horas quiere dedicarle a su profesión, cuánto tiempo quiere estar con su familia, con sus hijos, con sus amigos. O dicho en otros términos, uno debe dilucidar si está contento haciendo horas extras en el trabajo, sufriendo a diario desplazamientos de más de 90 minutos de ida y 90 minutos de vuelta para ir al trabajo y volver a casa, o pensando periódicamente que un día se va a retirar sin hacer nada al respecto.

En la carta se habla de “voces externas”, de la presión social que existe y que parece que señale que no hay una alternativa a la vida que nos ha tocado vivir. “Lo más descerebrado de todo –concluye el autor– es que cada uno tiene la sartén por el mango en todo este asunto”.

Para que nos explique un poco más acerca de este concepto de la independencia financiera tenemos a Luis Pita, director comercial y autor de Ten peor coche que tu vecino. Pita cuenta que hoy por hoy su libertad financiera es de 14 años. “Es decir, si mañana dejase mi empleo, podría mantener el mismo nivel de vida sin trabajar hasta 2031”.

“Tener independencia financiera me permite vivir tranquilo, me da la libertad suficiente para que si mi mujer y yo queremos irnos a vivir a Australia, como ya hemos hecho, lo podamos hacer”, explica. “Además, tener ese colchón es importante, ya que te da éxito profesional. ¿Por qué? Porque estás más tranquilo y te muestras más auténtico”, señala el autor de Ten peor coche que tu vecino.

Ahora bien, la pregunta que todo el mundo se hace ante alguien que asegura que tiene casi tres lustros de libertad financiera es cómo ha conseguido ahorrar tanto dinero. ¿Herencia? ¿Lotería? “No, nada de eso”, afirma Pita. “Simplemente vivo por debajo de mis posibilidades y he logrado la independencia financiera con un sueldo normal”, dice. Ahora bien, este director comercial explica que “antes de hacer las cosas bien las he hecho muy mal” y que esos errores son los que le empujaron a cambiar de paradigma vital.

Pita centra parte de su discurso en el coche, “un símbolo de estatus” que en muchas ocasiones únicamente sirve “para mostrar a los demás lo bien que nos va la vida”. “Si tienes un nivel de ingresos de 1.000 euros mensuales debes vivir por debajo de ese umbral”, propone como reto el autor. “Tienes que lograr crear con eso, o con lo que sea tu sueldo, un colchón que te dé libertad”, explica.

¿Y cómo se hace eso? “Con el pre-ahorro: se trata de ir al banco y decirle a la persona de la entidad que a principios de cada mes, si cobras una nómina, por ejemplo, coja una parte X del dinero y lo meta en una cuenta de ahorro o en el producto de ahorro que se considere oportuno”, detalla Pita. “La magia es que ahorras de forma automática. Los dos primeros meses es duro; después no te das ni cuenta”, añade.

También te puede interesar:

Lecciones de un emprendedor a los ahorradores

Cinco pequeños cambios en tu día a día para ahorrar 600 euros al mes

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.