Castellano
VidaCaixa Blog

Kakebo, el método japonés para ahorrar dinero mes a mes

Kakebo, el método japonés para ahorrar dinero mes a mes

El ahorro es fundamental en nuestro día a día. Fomentarlo en cualquier ámbito es positivo y beneficioso para aquellos que toman la decisión de mirar al futuro desde el presente. Todo cuenta para que los euros no se despidan de nuestro bolsillo para no volver jamás: desde el café y el cruasán de la mañana a las copas y cenas con los amigos el fin de semana, por citar dos ejemplos.

La tasa de ahorro de los hogares españoles se situó en el primer trimestre de 2018 en el 5% de la renta bruta disponible, solo una décima por encima de su mínimo histórico. El sueldo más frecuente en España es, según el INE, de 16.497,40 euros, siendo el salario medio bruto de 23.156,34 euros.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Dos datos que ponen de relieve la dificultad para ahorrar con la que se enfrentan multitud de personas día a día en España. Y es que gestionar adecuadamente los recursos disponibles se ha convertido en una necesidad. Suprimir gastos superfluos o minimizar costes con un poco de imaginación pueden ser el salvavidas del bolsillo para más de uno.

En Japón utilizan un método de control de gastos cotidianos muy popular con el que es posible ahorrar dinero en el día a día. Se llama Kakebo y es, literalmente, un “libro de cuentas para la economía doméstica”. ¿El objetivo? Ahorrar mes a mes reduciendo el gasto doméstico a lo estrictamente necesario.

¿Cómo funciona? En realidad se trata de un método muy sencillo que rezuma sentido común. Formalmente es un cuaderno en el que conviven un calendario y una agenda, donde se anotan cada uno de los gastos que se llevan a cabo a diario. ¿Fácil, verdad? La única dificultad, y no es baladí, es no engañarse uno mismo. Todo debe ser anotado. Todo. ¿Que me compro un ordenador? Anotado. ¿Que me compro un chicle? También. Ahí está la clave.

Seis pasos para comprender mejor cómo funciona el Kakebo:

  1. Anotar los ingresos: Desde el sueldo hasta cualquier variable (comisiones, propinas…).
  2. Controlar los gastos fijos: luz, gas, agua, wifi, gimnasio…
  3. Objetivo de ahorro: ¿Cuánto se quiere ahorrar? Debe ser un objetivo asumible.
  4. Establece un presupuesto: ¿Qué dinero puedes gastar semanalmente?
  5. Haz balance: ¿Has logrado los objetivos?
  6. Rectifica: Si detectas errores en tus gastos, cambia de hábitos y vuelve a empezar.

Todos aquellos que han utilizado este método explican que el resultado es sorprendente, que se puede ahorrar aunque ni por asombro lo creían posible. Kakebo permite organizar los gastos y crear una rutina para comprobar en qué se va el dinero. Hay que marcarse un objetivo asumible, como podría hacer cualquier empresa.

Las categorías de gastos en Kakebo se corresponden con los siguientes apartados:

  • Supervivencia: gastos indispensables para alimentación, salud, transporte, etc.
  • Ocio y vicio: gastos relacionados con el tiempo libre.
  • Cultura: enriquecimiento cultural y físico.
  • Extras: emergencias, gastos especiales.

En Japón existen diferentes tipos de kakebos. Actualmente los hay en los que únicamente se pegan los tickets de todo aquello que se consume, una modalidad que es muy popular. Los más jóvenes también optan por diferentes aplicaciones para smartphone que ayudan a que los euros –o los yenes– no salgan volando (tan fácilmente) del bolsillo.

Más información:

Ocho claves para el ahorro para el futuro

Atentos a la inflación. Así afecta a tus ahorros

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

  • Isabel J-Asenjo 3 abril, 2019 a las 16:32

    Esta realmente bien este artículo. ¡gracias por la info!!

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.