Castellano
VidaCaixa Blog

Las claves para volver a hacer deporte (y no volver a dejarlo)

Las claves para volver a hacer deporte (y no volver a dejarlo)

Puede ser por una lesión, por un embarazo, por fiestas o sencillamente porque perdiste la motivación para practicar deporte, pero el caso es que quieres volver a empezar y no sabes cómo recuperar la costumbre. Los investigadores del University College de Londres tienen una buena noticia: solo hacen falta 66 días para establecer un hábito. Siguiendo con esta teoría, si dedicas tres meses a introducir de nuevo el deporte en tu rutina, será como si nunca lo hubieses abandonado.

El estudio, publicado por la European Journal of Social Psychology, rebate la idea de que con 21 días bastaba para modificar un hábito. Los investigadores se fijaron en cuanto tiempo tardaba la gente en automatizar una nueva actividad sin necesitar una gran fuerza de voluntad y llegaron a la conclusión que son necesarios unos tres meses. Este tiempo es el mismo para mujeres y hombres de todas las edades.

Ante esta perspectiva, ¿cuál es la mejor manera de volver a practicar deporte?  Todos los expertos nos dirán que hemos dado el paso más importante: decidir volver a mover el cuerpo.

La motivación podrá con muchos obstáculos, pero es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones importantes:

1. Para no perder la motivación tómatelo con calma

“Es muy importante tomarse la vuelta al ejercicio físico con calma”, apunta Xavier Velasco, entrenador personal en Atles Esport. “Aunque lo peor que te puede pasar es tener muchas agujetas el día siguiente, cuanto mejor sea la adaptación y más tranquilamente aumentemos la intensidad, más rápidamente notaremos los beneficios de practicar deporte”, nos explica, aceptando que de las agujetas difícilmente nos vamos a librar.

Si no nos preparamos bien, sufriremos fatiga y falta de motivación. “Para evitarlo solo es necesario ir paso a paso, hacer caso de las recomendaciones de los profesionales y, sobretodo, ¡disfrutar con lo que estamos haciendo!”.

2. Acepta tus límites y llegarás más lejos

No sobreestimes tus capacidades ni te obligues a rendir del mismo modo que antes. Puede que tras una lesión o sencillamente con el paso del tiempo tu capacidad aeróbica ya no sea la misma. Ser conscientes de ello y aceptarlo puede llevarte mucho más lejos que si practicas deporte luchando contra tu capacidad física. Así lo determinó el Instituto Francés del deporte después de ver como mejoraban los resultados de nadadores y golfistas de élite que incluyeron en su entrenamiento una preparación psicológica para ser más receptivos a los mensajes que les mandaba su propio cuerpo.

3. Si eres mayor o tienes alguna enfermedad

“Si se sufren enfermedades como la diabetes o si se tiene hipertensión o problemas cardíacos, debemos informar al técnico o profesor que esté en ese momento en el gimnasio”, explica Velasco. “Si optamos por hacerlo al aire libre, es necesario hablar primero con el médico de cabecera y no olvidarnos nunca de hidratarnos”. El doctor José María Torregrosa, especialista en Medicina Deportiva de iQtra Medicina Avanzada, añade que la revisión médica nos ayudará a elegir el deporte más adecuado para nuestro estado físico actual, dado que no necesariamente tenemos que volver al que practicábamos antes.

4. La fuerza mental es tan importante como la física

La revista científica Journal of Applied Sport Psychology se preguntó en qué consistía la fortaleza mental de los deportistas de élite y llegó a la conclusión de que la psicología juega un papel tan o más importante que la capacidad aeróbica. Los deportistas de élite que participaron en el estudio llegaron a la conclusión que la fuerza mental está formada por autoconfianza, motivación, concentración y capacidad de gestionar la presión.

En este sentido, Velasco subraya la necesidad de ser realista con nuestras limitaciones aunque… “¡las barreras están para romperse!”. La motivación es clave, y cuando volvamos a recuperar las sensaciones placenteras que sentíamos cuando practicábamos deporte, más fácil será volver al ruedo. “Practicar deporte te ayuda a dormir mejor, te sientes bien contigo mismo y cumples los objetivos con cierta facilidad”, explica.

5. Dieta variada y equilibrada

“Vigilar lo que comemos es la base de todo entrenamiento”, dice Velasco. “Si haces deporte pero no comes bien, no obtendrás los resultados que esperas”, añade. Al fin y al cabo se trata de un estilo de vida, no tanto de un complemento para el ejercicio físico.

Así pues, no hay excusas para volver a mover el cuerpo y de beneficiarse de los bienes que aporta la práctica del deporte para la salud. Si te animas a empezar este mismo verano, ten en cuenta estos 5 consejos para practicar ejercicio en la época estival.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.