Castellano
VidaCaixa Blog

Las pensiones se revalorizarán al menos el mínimo legal del 0,25% en 2015

Las pensiones se revalorizarán al menos el mínimo legal del 0,25% en 2015

Las previsiones se cumplen este año en lo que se refiere a la revalorización esperada de las pensiones. Los presupuestos del Estado para 2015, firmados el pasado viernes por el Consejo de Ministros, han fijado, un año más, una subida del 0,25%, lo que supone que los jubilados tendrán un ligero incremento de su poder adquisitivo para el próximo año, si los precios al consumo no se elevan por encima de ese porcentaje. Las pensiones subieron en el mismo porcentaje (0,25%) en 2014, lo que se tradujo en un pequeño aumento de unos euros en las nóminas mensuales de los perceptores.

Está todavía por determinar, por tanto, el incremento exacto de esa revalorización, a la espera de ver cómo cierra el ejercicio el Índice de Precios al Consumo (IPC). De momento, el indicador adelantado del IPC sitúa su variación anual en el -0,2% en septiembre. Los Presupuestos Generales del Estado para 2015 recogen un incremento del gasto en pensiones de entre el 3% y el 3,5%.

La Ley de Reforma de las Pensiones que entró en vigor en 2013 establece, entre otros puntos, un nuevo sistema de cálculo, desvinculado del IPC. Las novedades de la ley incluyen el Índice de Revalorización (IR), que garantiza una subida mínima del 0,25% (la aplicada en 2014 y prevista para 2015) y una máxima del IPC más 0,5 puntos, así como el Factor de Sostenibilidad, que empezará a aplicarse cada cinco años a partir de 2019 a los nuevos pensionistas para ajustar el importe inicial de la pensión.

Según estimaciones de Ejecutivo, la aplicación de estos dos factores para calcular la revalorización de las pensiones supondrá un ahorro para las arcas públicas de cerca de 33.000 millones de euros entre 2014 y 2022 sobre la cantidad que hubieran cobrado los jubilados si se hubiese mantenido el sistema utilizado hasta ahora. Esta reforma intenta garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones para hacer frente al incremento de la esperanza de vida y la disminución de la población activa.

Hasta 2014, el Gobierno subía las pensiones con su previsión de inflación para ese año. Pasados los meses, si el dato real de IPC del mes de noviembre era superior a lo previsto, los pensionistas recibían la diferencia en una única paga al año siguiente. Si era igual o inferior, por el contrario, no se les quitaba de las nóminas. Este sistema garantizaba que los pensionistas no perdieran poder adquisitivo.

Con el nuevo sistema, la revalorización de las pensiones depende de la evolución de los parámetros que configuran el IR. Así, cuando el incremento establecido por IR sea inferior al IPC, los pensionistas perderán poder adquisitivo. No parece ser el caso de este año, aunque la revalorización acabe siendo muy leve.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.