Castellano
VidaCaixa Blog

¿Por qué las mascotas mejoran nuestra calidad de vida?

Por Pablo Herreros.

Las mascotas nos aportan mucho más que simple compañía. Tienen efectos sobre nuestra salud física y emocional.

Hace mucho tiempo, un grupo de lobos muy especial y los primeros humanos forjaron una bella alianza que dio lugar al nacimiento de una nueva especie: el perro.

Las tumbas más antiguas tienen 20.000 años aproximadamente y fueron descubiertas en la actual zona de Irán y Afganistán. Aquellos primeros perros eran enterrados en agujeros con las patas dobladas junto a sus dueños, lo que significa que les querían.

Los miles de años de vida en común provocaron cambios en su genética, haciendo que nos entiendan de maneras en que otros animales no pueden. Por ejemplo, los perros saben interpretar nuestros gestos y miradas, algo innato en ellos, ya que los cachorros lo hacen igual de bien que los perros adultos.

Estos son los ocho beneficios físicos y emocionales que la ciencia ha demostrado que los perros tienen sobre las personas:

  1. Los perros nos ayudan a ser felices

Tienen efectos positivos en la salud mental. Ellos tienen motivaciones diferentes a las nuestras porque se centran en lo esencial: sentirse parte de tu vida, ser alimentados y recibir afecto. Los perros entienden cuando estás triste y se acercan para consolarte. Además, son terapéuticos porque te obligan a abrirte y no puedes quedarte escondido en casa. En varios países se usan como acompañantes para personas con depresión o estrés postraumático. Una mascota es mejor que cualquier pastilla antidepresiva.

  1. Nos ayudan a mantenernos en forma

Los perros necesitan actividad física de manera regular. Cuando adoptas uno es como matricularse en un gimnasio. Firmas un contrato que te compromete a mantener a tu amigo peludo en forma y sacarlo a la calle, lo que tendrá un impacto en tu forma física, ya que es equivalente a hacer ejercicio de intensidad media. Según un estudio, el 36% de los dueños pierden peso gracias a ellos. ¿Quién necesita a un entrenador personal cuando tienes a tu perro?

  1. Mejoran nuestra vida social

Hacerte cargo de un perro ampliará tu red social. Salir a la calle y hablar con otros amantes perrunos nos enriquece. Hará que otras personas del barrio con perros se fijen en ti. Te pararán, te preguntarán y conocerás a gente con la que de otra manera nunca habrías hablado. En el parque se forman grupos en los que los dueños charlan de sus asuntos mientras los perros no paran de jugar, dar saltos y agitar sus divertidas colas. Gracias a ellos creamos lazos con otras personas. Los perros son más eficaces que muchos libros de autoayuda.

  1. Disminuyen el sentimiento de soledad

La presencia de una mascota en el hogar mejora nuestro estado de ánimo. Las tensiones desaparecen tan pronto como cruzas la puerta de tu casa y ves a tu querido amigo feliz, desesperado por sentir tu afecto y pidiendo que le acaricies. También es el compañero perfecto para ver una película o acurrucarse en el sofá para leer un libro en los días de invierno. ¿No es mejor estar con un perro o gato que andar pendiente de un aparato electrónico que no entiende tus sentimientos?

  1. Segregamos hormonas de la felicidad

Cuando uno perro y su dueño se miran, ambos segregan hormonas relacionadas con la sensación de tranquilidad y bienestar, como son la oxitocina, la dopamina y la serotonina. Las mismas sustancias químicas que usa nuestro cerebro cuando estamos con las personas que queremos.

  1. Aumentan nuestras defensas inmunológicas

Antiguamente se pensaba que tener un animal en casa podía provocar alergias en los niños y se desaconsejaba. Sin embargo, estudios recientes demuestran que estar en contacto con animales domésticos reduce un 33% las probabilidades de que se vuelvan alérgicos y además desarrollan sus sistemas inmunológicos, haciéndolos más fuertes. Tener perro es una de las mejores «vacunas» contra algunas enfermedades.

  1. Mantienen la salud del corazón y reducen la ansiedad

En investigaciones con personas que padecen enfermedades cardiovasculares graves, si hay animales presentes, la presión cardiopulmonar se reduce un 24%. Su salud mejora por el simple hecho de tenerlos cerca. Pero los efectos positivos son mayores cuando los acaricias o juegas con ellos. También se equilibran los niveles hormonales y hacen que disminuya la ansiedad.

  1. Desarrollan la empatía y la responsabilidad

Son un excelente método para que los niños y adolescentes adquieran lecciones valiosas de una manera divertida. Les ayudan a ejercitar la empatía porque deben ponerse en el lugar de otro ser vivo y estar pendientes de sus necesidades. Otra consecuencia es entender más acerca de la enfermedad y la pérdida, lo que ayudará a nuestros hijos o nietos a gestionar las emociones en los acontecimientos difíciles que les esperan en la vida.

La lealtad incondicional con la que nos tratan los perros nos hace sentir más confiados y seguros. Enriquecen nuestras vidas y nos ayudan de formas diversas, tanto en la salud física como en la emocional. Así que, antes de comprarte una nueva televisión o teléfono, acércate por el parque y déjate contagiar por la alegría de los perros jugando.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.