Castellano
VidaCaixa Blog

Cómo mantener el nivel de vida una vez jubilados

Cómo mantener el nivel de vida una vez jubilados

Qué voy a cobrar cuando me jubile y cuánto tengo que ahorrar para mantener mi nivel de vida una vez me haya retirado de la vida profesional son dos de las preguntas que más inquietan a millones de españoles cuando piensan en su futuro. Aquí vamos a darles respuesta.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Lo primero que hay que saber es que, en la inmensa mayoría de los casos, la pensión pública de jubilación será inferior al salario que se ha cobrado estando en activo. A esta pérdida de ingresos se la conoce como el déficit anual de las pensiones, que toma como referencia el último salario en activo que se haya percibido.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el valor de las prestaciones de jubilación en España en comparación con los ingresos percibidos mientras se trabaja es del 81,2%. Es decir, se estima que la pensión pública equivaldrá a los ingresos en activo menos un 18,8%. Dicho en otros términos, si cobrases 1.000 euros al mes de salario en activo, la pensión de jubilación quedaría, según estas estimaciones, en 812 euros. A pesar de que la media en este capítulo en los países de la OCDE es del 57,3%, también es cierto, apunta el organismo, “que el nivel de retribución salarial en España es por lo general inferior al de la media de la OCDE”.

Hay que tener en cuenta que el déficit anual de la pensión pública de jubilación se produce durante todos los años que vivimos como jubilados. Los principales indicadores demográficos de los organismos oficiales, como los del Instituto Nacional de Estadística (INE), indican que la sociedad española, en consonancia con el resto de países industrializados, envejece de forma progresiva y, paralelamente, aumenta la esperanza de vida, es decir, vivimos más.

Según los datos del INE, la España actual cuenta, por ejemplo, con 1,8 millones de ciudadanos en la franja de edad de 70 a 74 años. En el 2064 habrá aumentado hasta los 2,3 millones. Esta tendencia se repite en la franja de 75 a 79 años, donde aumenta en 747.000 habitantes. En esta línea, los mayores de 90 a 94 años pasan de 333.187 a 1.934.964; las personas de 95 a 99 años pasarán de 75.270 a 1.130.629, y, por último, los españoles con más de 100 años serán 372.775, frente a los 13.551 actuales.

Por otro lado, la esperanza de vida ha experimentado un notable aumento. En la actualidad está cifrada en España en cerca de 82 años de media (85,6 para las mujeres y 80,1 para los hombres) y la previsión es que cada década aumente cuatro años más.

Además, como vimos en El importante mensaje que revela la evolución de la tasa de dependencia en España en los últimos años, este indicador, que muestra el número de personas mayores de 65 años respecto a aquellas en edad de trabajar, cada vez es mayor. En 1980 un total de 5,3 trabajadores pagaban la pensión de un jubilado. Esta cifra se reduce a 3,4 en la actualidad y la previsión, según se aprecia en el siguiente gráfico, es que en el 2060 sea de 1,3.201605Dependenciaimagen

Todos estos datos invitan a reflexionar acerca de cómo afrontar el futuro con una cierta estabilidad económica para poder mantener nuestro nivel de vida. El ahorro juega en este punto un papel fundamental si queremos seguir viviendo como lo hemos hecho durante los años en los que hemos trabajado.

Si bien es cierto que muchos gastos desaparecen el día en el que nos jubilamos, como por ejemplo aquellos relacionados con el transporte, no es menos cierto que hay otros aspectos que a partir del retiro merecen nuestra máxima atención, como son los temas vinculados a la salud, tal y como vimos en la entrada Los principales gastos en la jubilación.

En el blog de VidaCaixa hemos tratado ampliamente cómo ahorrar de cara al futuro, como por ejemplo en Las 10 ideas en las que gastar un poco significa ahorrar más a la larga o en Cinco pequeños cambios en tu día a día para ahorrar 600 euros al mes. Son ideas que nos pueden ayudar en nuestro esfuerzo ahorrador de cara a la jubilación para mantener nuestro nivel de vida.


El ahorro privado en este caso se hace imprescindible. Productos como el plan de pensiones, el PIAS o el SIALP son algunas de las herramientas que tenemos a mano para que el ahorro que vamos realizando con los años tenga su recompensa en los años del retiro. Veamos cada uno de ellos:

  • Plan de pensiones: Es un instrumento financiero de ahorro a largo plazo que nos sirve para maximizar el dinero aportado y obtener una mayor rentabilidad. El dinero que se aporta es deducible en la declaración de la renta, aunque dicha deducción está limitada por ley a los 8.000 euros anuales, sin que esa cantidad supere el 30% de los rendimientos netos del trabajo y de las actividades económicas.
  • PIAS: O plan individual de ahorro sistemático. No se puede aportar anualmente más de 8.000 euros y la aportación está limitada a un total de 240.000 euros, con un interés garantizado a largo plazo. Está pensado para tener una renta vitalicia.

Lee también: ¿Cuándo y por qué contratar un seguro de vida?

  • SIALP: La exención de tributación –si se mantiene la inversión en el producto durante un mínimo de 5 años y no se superan los 5.000 euros anuales por persona y año– es uno de los principales atractivos de este producto. Existe una exención fiscal de los intereses generados por el producto.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.