Castellano
VidaCaixa Blog

Cinco buenos hábitos que podemos enseñar a los hijos sobre el dinero

Cinco buenos hábitos que podemos enseñar a los hijos sobre el dinero

¿Cómo educar a los hijos en relación al dinero? ¿Cómo evitar que reproduzcan los errores que todos hemos cometido en este campo y cómo fomentar buenos hábitos en su educación financiera? La respuesta a estas preguntas es siempre compleja. No existe un método infalible para que los hijos aprendan a convivir con el dinero adecuadamente. Se trata de ir poco a poco enseñándoles con el día a día cómo se hacen las cosas.

La literatura al respecto es amplia. Existen estudios de todo tipo y artículos que reproducen algunos consejos que los padres pueden utilizar con sus vástagos para que su educación financiera sea la mejor. Siempre es positivo que los menores empiecen a administrar su dinero para adquirir buenos hábitos y familiarizarse con el mundo de las finanzas.

Lee también: Enseña a tus hijos a lograr objetivos: el ahorro y la planificación son claves

En el blog de VidaCaixa hemos resumido en cinco puntos algunas de las ideas que se pueden tener en cuenta en el ámbito de la educación financiera en el entorno familiar.

Son los siguientes:

1.- Ir a comprar con una lista

Organizar las compras es fundamental para no gastar más de lo necesario. Los más pequeños suelen ser los más vulnerables a los impactos comerciales y a nadie se le escapa que suelen quererlo todo sin importar nada. Aquí la lista juega un papel muy importante. Lo que está en ella se compra. Lo que no, no. Se trata de aprender la lección de organizarse, algo que también les puede servir en otras facetas de la vida.

2.- Objetivos de ahorro

Según la entidad canadiense Consolidated Credit Counseling Services, un 54% de las familias piden a sus hijos que ahorren parte de su paga. El ahorro les ayuda a aprender lo que es la gratificación a futuro con el objetivo de vencer a un mal hábito como la gratificación inmediata. En España los padres dan cada vez menos a una paga fija a sus hijos y optan por financiarles a demanda, según el diario El País.

3.- Hacer visible el ahorro de la familia

Para los niños el ahorro en la familia suele ser invisible. Para ellos las vacaciones, por ejemplo, están ahí por arte de magia. Una buena manera de enseñarles que se ahorra y el porqué es decirles que, por ejemplo, el sábado no se sale a comer fuera y lo que se supone que la familia hubiera gastado se mete en una hucha para el verano.

4.- Establecer claramente las líneas rojas

Aunque el menor cuenta con dinero propio los padres siempre tienen la última decisión en cómo lo gasta. De todos modos, siempre está bien -bajo supervisión y aplicando el sentido común- que se equivoquen en comprar, por ejemplo, demasiados caramelos y vean que no deberían haberlo hecho. Por otro lado, los expertos recomiendan que, a priori, los padres dejen claro qué pueden y qué no pueden comprar con el dinero del que disponen.

5.- Evitar las decisiones impulsivas

En una sociedad en la que cualquiera puede comprar sentado en el sofá de su casa a golpe de clic es necesario enseñar a los más pequeños desde su infancia a no tomar decisiones impulsivas en relación a las compras que puedan realizar. Las “gangas” y las “ofertas de última hora” son aspectos que deberemos tratar con nuestros hijos. Hay que enseñarles cómo la publicidad trata de persuadirnos para tomar decisiones que a largo plazo podrían no ser las mejores para nuestros intereses.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.