Castellano
VidaCaixa Blog

Cómo educar a los hijos con el dinero (o qué nos puede enseñar la affluenza)

Cómo educar a los hijos con el dinero (o qué nos puede enseñar la affluenza)

Cualquier padre quiere lo mejor para sus hijos, esto es innegable. Ahora bien, ¿cuándo el hecho de dárselo todo para que tengan lo mejor se convierte en algo peligroso? Esta pregunta ha pasado por la cabeza de millones de personas recientemente como consecuencia de la reaparición mediática de un caso que conmocionó –y ha vuelto a impactar ahora– a la opinión pública estadounidense.

La historia es la siguiente. En junio de 2013 y con apenas 16 años, un joven de Texas, Ethan Couch, mató a cuatro personas con su vehículo mientras conducía en estado de embriaguez. La polémica saltó a la luz cuando el joven logró evitar la cárcel porque la jueza dio validez a los argumentos de su abogado, que aseguraba que se le había diagnosticado affluenza.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

¿Qué es la affluenza? Aunque no está reconocida como una enfermedad por la Asociación Psiquiátrica de EE. UU., la jueza entendió que la vida del joven en el seno de una familia rica había sido tan fácil que no conocía límites ni las consecuencias de sus actos, razón por la cual desestimó su ingreso en prisión por el mencionado homicidio múltiple. Muchos expertos afirman que la affluenza guarda similitudes con el trastorno de personalidad narcisista.

En cualquier caso, el abogado de Couch argumentó que el joven padecía este trastorno y la jueza decidió ingresar al joven en un centro de rehabilitación y le condenó a una década de libertad condicional, sin poder conducir ni tomar drogas o alcohol. Tras matar a cuatro personas borracho con su coche, la sentencia causó un enorme revuelo a finales de 2013. ¿Puede salvarse de ir a la cárcel un homicida por el simple hecho que tiene dinero y su abogado argumenta que ese dinero le ha vuelto insensible?, se preguntaron muchos entonces. La polémica estaba servida.

Desde entonces la vida de Couch se ha convertido en un tira y afloja con la justicia y en carne mediática de primer orden. A finales del año pasado apareció un video que fue colgado en las redes sociales en el que se le veía pasándoselo en grande en una fiesta, en la que ingería grandes cantidades de alcohol y violaba en consecuencia los términos de su libertad condicional dictados por la jueza que evitó su ingreso en prisión.

Tras la aparición de dicha grabación, el joven eludió una cita con su agente de libertad condicional y se descubrió que la vivienda en la que dijo que vivía con su madre estaba vacía. Ambos se habían fugado, temiendo lo peor. En diciembre de 2015 las autoridades apresaron a ambos en el complejo turístico de Puerto Vallarta, en México. Couch, hoy con 18 años, debía enfrentarse únicamente a 120 días de cárcel por violar su libertad condicional.

La cuestión es que el caso de este joven ha despertado un interesante e intenso debate acerca de cómo educar a los hijos en relación con el dinero. En la inmensa mayoría de los medios estadounidenses el caso ha tenido una gran repercusión. Según explica, por ejemplo, la revista Time, Jessie O’Neill, nieta de un ex presidente de General Motors y hoy convertida en prestigiosa terapeuta que estudia los comportamientos de las familias adineradas, el denominador común de las personas con affluenza radica en su incapacidad para retrasar cualquier gratificación y una falsa sensación de tener la razón en sus opiniones. O’Neill asegura que estos rasgos comunes se pueden aplicar al caso de Ethan Couch, como también a millones de adolescentes en el mundo cuyos padres se desviven por proteger a sus hijos de cualquier decepción en la vida. En opinión de esta experta, “la raíz del problema se encuentra en la suposición errónea de que el dinero puede y debe comprar la felicidad”.

Este tipo de comportamiento suele ser más frecuente en aquellos padres que no tuvieron una infancia cómoda y que desean mediante la gratificación de todos los deseos de sus hijos ahorrarles cualquier sufrimiento, suavizando el camino de la vida de su descendencia con ayuda financiera. Cuando los padres tratan de proteger a sus hijos de los errores que cometen en la vida, “envían un mensaje equivocado de que el dinero puede comprar la felicidad y que se pueden romper las reglas”, dice la terapeuta.

En la revista Forbes también han tratado esta cuestión. En un artículo titulado “La epidemia de la affluenza”, se detalla un estudio realizado por la Universidad de Michigan sobre más de 13.000 estudiantes que constata que los niveles de empatía de la actual generación de adolescentes y postadolescentes son un 40% inferiores a los de sus congéneres de hace 20 o 30 años atrás.

En el blog de VidaCaixa hemos tratado en otras ocasiones cómo enseñar buenos hábitos a los más pequeños para que tengan una relación sana con su dinero. En Cinco buenos hábitos que podemos enseñar a los hijos sobre el dinero propusimos, por ejemplo, lo siguiente:

  1. Ir a comprar con una lista.
  2. Poner a los hijos objetivos de ahorro.
  3. Hacer visible el ahorro de la familia.
  4. Establecer claramente las líneas rojas sobre qué no se puede comprar.
  5. Evitar las decisiones impulsivas en las compras.

Lee también: Los 10 factores que influyen en una decisión económica

Asimismo, también hemos visto en otras entradas de este blog, como en Siete claves para no malcriar a un hijo en relación con el dinero, cómo todo un periodista del prestigioso The New York Times nos explicaba algunos consejos para aplicar con los más pequeños para educarles en relación con el dinero. En la lista estaban:

  1. Utilizar una paga como una herramienta de enseñanza.
  2. Dividir la asignación en tres frascos: dar, ahorrar y gastar.
  3. Permitir que tomen sus propias decisiones de gasto y que se equivoquen.
  4. Enseñar qué se entiende por querer y por necesitar.
  5. Involucrarles en las decisiones solidarias.
  6. Enseñar la importancia del trabajo.
  7. Mostrar gratitud.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.