Castellano
VidaCaixa Blog

Tu futuro ideal

Tu futuro ideal

El futuro no es lo que está por llegar, sino lo que salimos a buscar. Este es el título de una de mis conferencias. A pesar de que solo podemos disfrutar en el presente y es el único espacio temporal en el que estamos vivos, me encanta la idea de poder intervenir en el futuro, planificarlo, tener claro qué quiero para ir construyendo el camino. Anticiparnos al futuro es buscar parte de la seguridad que sí depende de nosotros. Y la seguridad nos da paz y serenidad.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Planificar el futuro es crear oportunidades de ocio, planes, es anticiparnos. Y cuando nos anticipamos de forma segura y positiva, aparece el milagro de la profecía autocumplida. El sociólogo Merton acuñó este concepto para definir una falsa creencia que termina convirtiéndose en realidad. Hoy en día la utilizamos en psicología también para explicar las expectativas. Condicionas aquello que tú crees que pasará, tanto en términos de éxito como de fracaso. Si crees que el futuro será algo desolador, en el que te vas a encontrar solo cuando tus hijos se vayan de casa y que nada tendrá sentido, tu mente buscará confirmar tus teorías y solo encontrará estímulos relacionados con la soledad, el vacío y el aburrimiento. Pero puede ocurrir todo lo contrario, y es que las expectativas que te hagas sean sobre la oportunidad de practicar ejercicio físico, viajar, tener menos responsabilidad, practicar yoga, dormir más, aprender una afición pendiente, y entonces tu mente irá buscando la manera de disfrutar de ese futuro ideal planificado.

Post-it-abuelos

A muchas personas les genera ansiedad pensar en el futuro, pero suele ser debido a su incapacidad para controlar lo que no es controlable. Así que si quieres disfrutar fantaseando con lo que está por venir, puedes seguir estos consejos:

  1. Haz una lista de actividades pendientes: De ocio, deportivas, turísticas, etc. Puedes incluso hacer un diario en el que vayas anotando todo lo que te genera curiosidad. No hace falta que llegue un día determinado ni una edad concreta para empezar a realizarlas. Pero sí es bueno que ninguna buena idea o interés se nos escape y olvide. Puedes empezar hoy mismo; recuerda que hoy también es futuro y, en nada, será pasado.
  2. No pierdas tu tiempo en lo que no dependa de ti en el futuro: “¿Estaré sano para hacer viajes?, ¿podré enfermar de Alzheimer?, ¿tendré artrosis?, ¿mis hijos vivirán cerca de mí?, ¿estaré con mi pareja toda la vida?”. Tu atención es limitada. Si la diriges al lugar equivocado, sentirás ansiedad y miedo, incertidumbre, duda; emociones que en este momento no son útiles.
  3. Trata de llevar una vida saludable para cuidar tu cuerpo: Descansa, aliméntate de forma equilibrada, haz ejercicio, si fumas, déjalo cuanto antes, modera el consumo de alcohol y hazte chequeos preventivos. Es imposible seguir haciendo running con 60 años si tienes sobrepeso, si los pulmones no te permiten respirar bien o si tienes enfermedades que te limitan. Y es una irresponsabilidad pensar que la solución a muchos males actuales llegará en el futuro. Tu cuerpo es un regalo, cuídalo.
  4. Cultiva la mente. El cuerpo es importante, pero la serenidad, la paz y el equilibrio también lo son. Para cuidar tu mente, sé curioso y aprende algo nuevo cada día, medita, practica técnicas de relajación, baja el ritmo, haz un despido procedente a la prisa (es que lleva mucho tiempo trabajando mal contigo), sonríe y ríe, a ser posible a carcajadas, relaciónate a diario con personas que te llenen de energía positiva y sé complaciente y compasivo contigo.
  5. Cree en la buena suerte y espera cosas buenas de la vida. Te vas a encontrar con piedras y con flores. Relativiza las piedras: las que puedas, soluciónalas, y las que no, acéptalas, sin más. Y recréate y consume tu energía en esperar cosas buenas de los demás, de ti, de tu trabajo y de todo lo que te rodea. Sé agradecido para poder valorar lo positivo.

Lee también: Somos abuelos, no educadores

El futuro puede ser genial, el presente ya lo es. Cuanto más entrenes tu capacidad para disfrutar de la vida en este momento, en el aquí y el ahora, más capacidad tendrás para repetirlo en el futuro.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.