Castellano
VidaCaixa Blog

Las ventajas fiscales de un seguro de vida

Las ventajas fiscales de un seguro de vida

No hay buen o mal producto de ahorro. El problema está en la elección. Debemos seleccionar aquel que mejor se adapte a nuestras condiciones. En la lista de criterios debe estar también el beneficio frente a Hacienda. Los seguros de vida tienen ventajas fiscales, de modo que son una opción a considerar.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Principales ventajas fiscales

− Para los autónomos

Los trabajadores por cuenta propia tienen reservada una parcela en la declaración del IRPF respecto a los seguros de vida. La ley contempla que los autónomos puedan desgravarse las primas que pagan por las coberturas de estos productos hasta un máximo de 500 euros.

Se debe tener presente que en ese saco también se incluyen las aportaciones para seguros de salud, por lo que, si no se llega al máximo, es bueno tener en cuenta que ambos pueden computar de forma conjunta.

Lee también: El ahorro de los autónomos de cara a la jubilación

Por último, los autónomos deben saber que en las pólizas tienen que coincidir el nombre del tomador y el del beneficiario para poder acceder a esta desgravación. Dicho de otro modo: el beneficiario tiene que ser uno mismo. A Hacienda no le sirve que aseguremos a otras personas a la hora de aplicar dicha reducción.

− Para quienes tengan una hipoteca

Si el seguro de vida está vinculado a un crédito hipotecario, también existen desgravaciones, aunque solo se aplican a los préstamos que se firmaron antes del 1 de enero de 2013.

Si se da el caso, la desgravación puede alcanzar un tope del 15% de las cuotas destinadas ese año a pagar la hipoteca. Todo hasta un máximo de 9.040 euros anuales. También es posible en este caso vincular el seguro del hogar, pero hay que tener en cuenta que siempre debemos tener viva la hipoteca, ya que la reducción solo se aplica bajo esa condición.

Los PPA y las ventajas fiscales

Existen otros productos que entran dentro de la categoría de vida-ahorro. Hablamos de ellos porque, como el seguro de vida, también ofrecen coberturas por invalidez o fallecimiento. De igual modo, Hacienda también contempla una serie de desgravaciones que pueden resultar interesantes.

Hablemos de los Planes de Previsión Asegurados (PPA). Son una especie de híbrido entre seguro de ahorro y de vida. Por un lado permiten el ahorro periódico y su recuperación en forma de renta durante la jubilación y otros supuestos y, por otro, pueden llevar aparejado un seguro de vida, con las ventajas correspondientes.

Lee también: Así respondes ante Hacienda si tienes un PPA

El cliente que contrate este producto puede aportar la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo. Esa misma cantidad se puede reducir año a año de la base imponible del IRPF, con la consiguiente ventaja de que pagaremos menos impuestos.

En resumen, lo que debe quedar claro es que, a la hora de contratar un producto de ahorro, se deben mirar todas las ventajas y si estas se adaptan a nuestras necesidades. Cuando hablamos de “todas” también debemos incluir aquí las fiscales. Hay que pensarlo detenidamente para garantizar el bien mayor para nosotros y los nuestros.

Esto también te gustará

Y tú, ¿tienes alguna duda?

Pregunta a nuestros expertos

Todos los campos son obligatorios

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideremos que aceptas su uso. Más información aquí.