Seguros de vida-riesgo

¿Por qué necesito un seguro de vida?
Un seguro de vida es una forma inmediata, fácil y asequible de garantizar una seguridad económica en el futuro a personas cercanas a nosotros que dependen económicamente de nuestros ingresos.
En caso de fallecimiento, ¿quién cobrará el capital?
Para facilitar la designación de beneficiarios en caso de fallecimiento, en el momento de la contratación te facilitaremos una hoja donde podrás indicarlos. Esta designación podrá ser modificada tantas veces como lo desees.
¿Tendré que pasar un reconocimiento médico?
Según tu edad y el capital que desees asegurar, se te solicitará pasar unas pruebas médicas, que van desde un pequeño cuestionario de salud hasta una revisión médica. En caso de tener que pasar un control médico, podrás hacerlo en prestigiosos centros de tu ciudad o provincia, y siempre de forma gratuita.
¿Siempre pagaré la misma prima?
Las primas de un seguro de vida se calculan, entre otros factores, según la edad del asegurado. Cuanto mayor es el asegurado, más alta es la prima. Es por este motivo que, si contratas un Vida Familiar en la modalidad anual renovable, en la que la prima se calcula anualmente, ésta irá aumentando ligeramente todos los años. Si lo prefieres, también puedes contratar un Vida Familiar temporal, que te asegura durante un período de tiempo definido, por ejemplo durante 5 años. En este caso, la prima mensual siempre será la misma.
¿Y si ya tengo unos ahorros disponibles?
Un seguro de vida te permite destinar una parte de esos ahorros a nuevos proyectos sin necesidad de poner en peligro el futuro de los que dependen de ti. Además, esas personas, en caso de recibir un capital procedente de un seguro de vida, contarán con importantes ventajas fiscales, que, de otra forma, no tendrían. Por ejemplo, en caso de fallecimiento del asegurado, cuando los beneficiarios sean el cónyuge, un ascendiente o un descendiente del asegurado puede aplicarse una reducción de 9.195,49 euros (1.530.000 pesetas) en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.
¿Cuál es la edad mínima y máxima para contratar un seguro de vida?
La compañía, en el ámbito de los seguros de vida, puede establecer en función del tipo de contrato unas edades máximas que operen como límites de cobertura, y que acostumbran a contemplarse entre los 18 y 64 años, límites que conviene conocer.