VidaCaixa aspira a que su actuación se rija por sus valores corporativos, pilares básicos de su actividad: calidad, confianza y compromiso social. Por ello, todas las personas que forman parte de la compañía se comprometen a cumplir con el Código Ético de VidaCaixa en sus relaciones profesionales internas y en las externas con los accionistas del Grupo, clientes, proveedores y la sociedad en general.

VidaCaixa está comprometida en realizar su actividad de acuerdo con las más altas exigencias jurídicas y éticas y con óptimos estándares de conducta profesional, tanto en interés de sus clientes como en el de la comunidad y en el de todos los que de diversas formas se relacionan directamente con la compañía. Dichos principios de actuación son: el cumplimiento de las leyes y la normativa vigente en cada momento, el respeto, la integridad, la transparencia, la excelencia, la profesionalidad, la confidencialidad y la responsabilidad social.