La Política de Derechos Humanos de VidaCaixa establece los principios de actuación de la compañía en esta materia en todas las relaciones que establezca con sus empleados, clientes, accionistas, proveedores, socios comerciales y con las comunidades en las que desarrolle sus negocios y actividades. 

Esta política, en línea con la actuación de todo el Grupo CaixaBank, pone de manifiesto nuestro compromiso con los Derechos Humanos de conformidad con los más altos estándares internacionales. Entendemos el respeto a los Derechos Humanos como parte integral de nuestros valores y como el mínimo estándar de actuación para desarrollar nuestra actividad de forma legítima. Como parte del tejido empresarial tenemos la responsabilidad de promover y respetar estos derechos en nuestro ámbito de actuación. Bajo esta premisa, y en consonancia con nuestro Código Ético y de Principios de Actuación, VidaCaixa opera en una cultura de respeto a los Derechos Humanos y promueve esta misma forma de trabajar entre sus empleados, colaboradores, socios y otras partes directamente relacionadas con sus operaciones y productos.